Controlando nuestros nervios…

descarga

Es algo que no podemos evitar, está aquí, y además y por desgracia aún se quedará un tiempo.  No podemos luchar contra él, podemos y debemos confiar en que con la ayuda y la responsabilidad de todos, podamos vencerle. Estamos seguros de ello. Desde aquí queremos daros unos pequeños consejos que puden ayudaros a controlar esos nervios, esa ansiedad que está claro que llegará si no está ya más que asentada en nuestra mente.

  • Vive cada día, no pienses en mañana, solo trata de no tener pensamientos catastróficos del tipo de ” no se acabará nunca, me voy a contagiar, me volveré loco”… esos pensamientos no hacen más que acrecentar tu ansiedad y no son realistas. Se va a acabar, porque esto pasará,  vuelve los ojos  a China. El contagio no es tan sencillo si guardas las precauciones y te quedas en casa y para no volverte loco, tenemos unos cuantos consejos y los psicólogos estamos para ayudarte.
  • No se te ocurra quedarte en pijama todo el día. Levántate a tu hora habitual, se permite estar un poco más en la cama, solo un poco.  Pero sigue las rutinas como si fueras a trabajar. Dúchate y ponte ropa para estar en casa, pero presentable, no cojas lo peor que tengas. Es importante que el espejo te devuelva una imagen adecuada porque parece que no …pero ayuda.
  • Es importante que hagas ejercicio. En youtube , en instagran, en todos los sitios tienes muchos ejercicios que puedes hacer.No es necesario que te mates pero sí que te muevas. El ejercicio, hazlo, si es posible al aire libre, pero alto, nos vale que abras la ventana , o en el balcón, en la terraza, pero es importante que te de el aire y que te muevas, sube las endorfinas que son péptidos que funcionan como transmisores y que ponen en contacto las neuronas produciendo estados de placer y relajación. El ejercicio físico es pues ahora indispensable.
  • Planifica una tarea cada día. Primero te ocupas tu y tu pareja, y los hijos si los tienes en las tareas de la casa, Haz que tu casa esté ordenada eso también ayuda a serenar y calmar los nervios. El caos, no lo olvides, provoca más caos.
  • Básico, las noticias y la televisión se ponen lo menos posible. Las noticias que llegan por redes sociales tampoco son recomendables. Si quieres aumentar tu angustia, conéctate a cualquier canal de televisión y empápate de cifras. Si lo que quieres es pasar el confinamiento lo más relajadamente posible, infórmate bien, pero una sola vez al día.
  • Estáte al menos 10 o 15 minutos al sol. Si al sol… a ver, no es necesario que tengas un jardín o terraza, estupendo si la tienes, pero lo normal es que tengas ventanas, pero hasta por la ventana más pequeña puede colarse un rayo de sol. Te sientas y aprovechas ese tiempo, el sol es el más potente antidepresivo que hay, la parte positiva es que estamos en primavera. Hubiera sido mucho peor en invierno.
  • Te quejas mucho, de que no tienes tiempo para nada… vas postergando el hacer limpieza y orden en tu armario, deshecha esa ropa que no te pones para darla a quien sí la necesita, el despacho está necesitando que tires los papeles y papeles que vas acumulando. Dale al el botiquín en el que tienes medicinas caducadas que llevarás a la farmacia cuando esto acabe. Haz limpieza en el congelador, en la despensa. Seguro que te llevará un montón de tiempo en el que no pensarás en nada.
  • Es el momento para que tu pareja, o tus hijos, aprendan las tareas de la casa, planchar, y hacer algo de cocina que les servirá para el futuro o para que no se dependa solo de una sola persona. Es una maravillosa forma de hacerlos más independientes para el día de mañana.
  • Tiempo de ocio. Después de comer, lo haréis todos juntos, que posiblemente hacía tiempo que no lo hacías, nos relajamos y dejamos tiempo para cada uno. Es importante también que tengamos nuestra privacidad, en el que cada uno busque su entretenimiento por separado.
  • Aprender a jugar todos juntos, juegos de mesa, juegos en la consola, pero aprovechad el tiempo que luego os aseguro lo echaréis de menos.
  • Cocinar, hacer manualidades. Cientos de propuestas en las redes para los mayores y los pequeños que debéis aprovechar.
  • Es importante también que habléis mucho, que podáis contaros cosas de vuestra vida, que los abuelos si están participen y cuenten su vida, ver películas de cuando eran pequeños, ordenar fotos, esas que siempre dices que vas a clasificar pero nunca lo haces.
  • Puedes hacer películas con un guión, y en el que participéis todos, disfrazaros, echadle imaginación, luego os encantará verlas.
  • Sabéis que no nos gustan las pantallas, pero es importante que les dejemos un tiempo que también será para nosotros de descanso. No pasa nada porque levantemos un poco la mano. Pero nunca antes de dormir, las pantallas después de comer, o por la mañana, nunca dos horas antes de ir a la cama, porque puede interferir en el sueño.
  • Baños relajantes, aprender a dar masajes, que es una actividad muy muy placentera, y no es tan difícil. Os vendrá genial a todos.
  • Antes de dormir, procurad no jugar de forma que excitéis a los más pequeños, un cuento y para dormir
  • Y quizás sea el momento para que los mayores tengan una quedada… las videoconferancias con varios amigos es una forma divertida de pasar el rato.
  • Y sobretodo recordad que esto pasará. Que siempre tras la tormenta siempre sale el sol y que la alegría de volver a reencontrarnos con nuestros seres queridos, a los que tanto echamos de menos, va a suponer una inyección de alegría y de energía para seguir luchando para conseguir ser felices, dándonos cuenta, de lo que realmente no valoramos cuando lo tenemos. La libertad y la salud.
  • Y no olvidéis que estamos aquí, para ayudaros. El miedo, la ansiedad, las dudas, el cansancio, la sensación de encierro y agobio son emociones que debemos aceptar. Son normales, pero tú puedes controlar el tiempo que te dominen. Eso ya es cosa tuya.
  • Entre todos podemos. Y mientras tanto, ya lo sabes #quedateencasa.

EL POSITIVISMO QUE YO PRACTICO

Ser positivo es siempre algo beneficioso para nuestra mente, para nuestra vida. El ver el vaso medio lleno en vez de medio vacío es la clave del optimismo, que se basa en la seguridad que uno tiene en sí mismo, en que ese vaso está realmente medio lleno y además se puede llenar hasta arriba porque se tienen las herramientas y la motivación para hacerlo, y se ve como una oportunidad para beber un gran vaso de agua cuando se tiene sed. Es un ejemplo muy básico de lo que realmente se trata cuando hablamos de psicología positiva. Algo que realmente está cada vez más en auge y que parece ser la panacea para afrontar cualquier problema. Hace cuarenta años que me dedico a estudiar, a bucear en el alma humana, y cada vez estoy más convencida de que las modas en cualquier ciencia, son eso, modas. Exactamente igual que cambiamos de criterio a menudo sobre otras ramas como puede ser la salud física o la nutrición, por ejemplo. Lo que antes era buenísimo ahora no lo es, o bien se vuelve a lo que se hacía hace muchos años porque se descubre que es lo que funciona. Los psicólogos no vamos a ser menos. Hemos pasado por varias corrientes: psicoanálisis, conductual, cognitiva… Y desde hace algunos años, cada vez se habla más del positivismo. Es algo que, por cierto, yo practico desde hace muchos muchos años sin saber que realmente estaba aplicando este enfoque. Si el positivismo implica confiar en uno mismo,  trabajar tus fortalezas, expresar gratitud por todo lo bueno que nos rodea, saber pedir perdón, tener una red social y familiar que has trabajado para hacerte sentir cada vez mejor, y luchar para ver el lado bueno de las cosas, intentando no obviar, pero sí luchar contra aquello que te impide llegar a las metas realistas que te has propuesto, entonces hace cuatro décadas que la practico con mis pacientes. Y es que yo soy positiva y optimista por naturaleza, y es lo que trato de transmitir a la gente. El ser felices tiene que ser parte de la terapia, aceptarte tal y como eres, y afrontar los problemas sabiendo que vamos a poder superarlos. Pero esto no quiere decir que siendo positivos vayamos a conseguir una felicidad que puede ser absolutamente inalcanzable en muchos contextos, en muchos problemas. La felicidad absoluta es un mantra, la única meta que obsesiona a esta sociedad cada vez más hedonista. Obviamos el dolor, cuando este forma parte de la vida. El sufrimiento es la otra cara de la felicidad: la risa se valora más cuando se ha llorado, como la luz cuando se ha estado en la oscuridad. Y este mantra, ser siempre felices, puede llegar a ser peligroso. Hemos llegado al extremo de que nada ni nadie enturbie nuestra paz, o por poner un ejemplo que ustedes entenderán perfectamente, la de nuestros hijos, que son nuestro futuro, el futuro del mundo que queremos que formen. Es por eso que nos empeñamos en impedir que sufran lo más mínimo, porque pretendemos protegerlos de cualquier frustración, como intentamos hacer con nosotros mismos. Que nada enturbie la paz y la tranquilidad que quiero para mí mismo, mi familia y mi vida. Pero esto no es real. La vida no es tan sencilla. Los hijos crecen en un envoltorio frágil porque está hecho de sueños que sus padres no han realizado, porque pretenden que nada pueda “traumatizarles”, para lo que vamos allanando su camino, hasta hacer que prácticamente no puedan soltarse jamás de nuestras manos porque eso conlleva el peligro de no alcanzar la felicidad plena. Y la felicidad no se consigue por el camino fácil, ojalá. La felicidad es la que consigues cuando has renunciado a muchas cosas para conseguir otras, aquellas que te realicen como persona, cuando te das a los demás más que a ti mismo, cuando consigues el equilibrio entre tus defectos y tus virtudes, cuando te rodeas de gente que te aporta,  cuando empiezas a apreciar las pequeñas cosas que en realidad son, como decía siempre mi madre, la felicidad de andar por casa. Esa que hace que valores el despertar cada día, porque la vida hay que vivirla y exprimirla como si fuera el último día de tu existencia, disfrutando de todo lo bueno que nos puede rodear, aunque sean cosas que pasan inadvertidas: un día de sol, una buena lectura, una agradable compañía, saber que estás sano, o que tus seres queridos están a tu lado, recibir una caricia inesperada o cotidiana, los abrazos, los besos, las risas de los niños, la ternura de los ancianos, tantas y tantas cosas… Esa es la felicidad a la que podemos aspirar, a la que debemos llegar, la que hace que todo en ti por unos segundos sea luz, sea armonía. Y especialmente, y como meta final, esa que hace que te quieras y te aceptes a ti mismo con tus defectos, con tus problemas, con tus miserias, pero con tus sueños, tus metas y siempre siempre tu sonrisa al alcance de tu alma. Esa es la felicidad a la que yo aspiro, la que he conseguido, la que todos y cada uno de nosotros podemos alcanzar porque es real: simplemente vivir, ni más ni menos.

woman standing near yellow flowers

Photo by Laura Isabella on Pexels.com

DIA INTERNACIONAL DEL NIÑO

No debería existir. Todos los días debían ser su día, porque ellos son más ni menos que el futuro. Nuestro futuro. Y lo estamos estropeando, entre todos. En esta sociedad en la que los niños son a veces un ” bien” más que tenemos que tener, como la casa o el coche. No todos los padres deberían serlo, es algo evidente y cada vez se hace más acuciante la necesidad de una paternidad responsable. En la que lo que prime sobre todas las cosas sea una crianza con cariño, con sentido común, con límites y por supuesto con la protección básica que todo menor necesita, no solo por parte de sus padres que son su refugio natural, sino también por una sociedad que los maltrata. Sí, es maltrato inundar los medios de comunicación de violencia y contenido sexual que no entienden ni asimilan. Es maltrato no tener una justicia en la que si los padres se separan prime sobre todo el bien del menor. Es maltrato no poner freno a la utilización de redes sociales en las que los peligros que estamos viendo, acaban en patologías importantes, en ciberbullying, en ocasiones en suicidio. Es maltrato que no existan leyes que realmente los protejan, porque el hecho de que su padre no pueda darle una nalgada, no es la solución.  La solución pasa por una legislación que los proteja de verdad, por una ley educativa que premie el esfuerzo pero que esté atenta especialmente a la diversidad, con medios en la escuela, con medios en salud mental, para que los padres no acudan a nosotras desesperados, después de deambular de un lado a otro, con niños que sufren lo indecible.

Mi vida, ha estado dedicada a ellos. Ningún niño sufriendo, ningún niño sin amor, ningún niño sin ayuda cuando la necesite. Hoy no es es  su día. Para mí todos los días son de ellos.

!!PORQUE ELLOS LO SON TODO!!

love baby boys family

Photo by Pixabay on Pexels.com

¡¡ Volvemos al cole!!

 Si, digo volvemos, porque esta vuelta al cole, es para todos. Para padres y alumnos. Nosotros como padres nos enfrentamos a una serie de decisiones que pueden costar trabajo. Es su primer año ¿llorará mucho? ¿Lo dejaré al comedor? ¿He elegido bien el colegio de mi hijo? ¿Qué profesora le tocará este año? ¿ A qué extraescolares le apunto? Muchas preguntas ¿verdad? .Si a esto le unimos el importante desembolso económico que supone esta rentrée el estrés está asegurado. Y como ya sabéis los niños se empapan de todos nuestros estados de ánimo, así que no es extraño que a veces los veamos nerviosos, irritables o alterados.  Muchos de nuestros niños esperan con ilusión la vuelta al colegio porque después del período estival, quieren reencontrarse con sus amigos, otros sin embargo, lo verán como una vuelta a la condena más terrible…y es ahí donde vamos a informaros. Tenemos que saber cómo afrontar determinadas actitudes y cuando es necesaria la intervención del especialista. Por eso os daremos unos tips que pueden ayudaros a saber si vuestro hijo@, necesita de vuestra ayuda o de la nuestra.

Si es la Primera vez que acude al colegio:

Nuestro niño@ es muy pequeño. Algunos ni siquiera han cumplido los tres años, otros son nuestros” bebés” y pensamos que no estarán preparados para separarse de nosotros.  Y sí, son pequeños. Soy de la opinión de que los niños con quien mejor están los primeros años es con sus padres, jugando porque es la edad para hacerlo, pero nuestros políticos y la vida actual hace que los niños estén en guardería o colegio demasiado pronto para que puedan estar relajados y tranquilos. Y muchos de estos niños acusarán el cansancio de tantas horas separados de su entorno familiar, sin dormir bien la siesta o sin ver a mamá o papá, a veces hasta 7 horas seguidas!!! Posiblemente observaremos rabietas, irritabilidad, como forma de llamar la atención, porque simplemente nos están diciendo, que están cansados, que no pueden estar atendiendo en la asamblea porque su pequeño cerebro no está preparado para atender durante  tanto tiempo, y debemos comprenderlo. Por desgracia la escolarización a los tres años no es obligatoria, pero todos sabemos que es como si lo fuera. Puesto que luego si no lo metemos en determinado centro, posiblemente no haya plaza para la enseñanza primaria. Bien, es un mal, que está ahí. El pediatra, Carlos González, del que soy una ferviente admiradora contesta en una entrevista textualmente. ” Yo no pisé la escuela hasta los 5 años, y no me quedé a comer hasta la universidad. Y no fui un niño raro, la mayoría de mi generación fue igual. Hoy, la mayoría de los niños están escolarizados desde antes del año, se quedan a comedor desde el principio, muchos hacen actividades extraescolares porque los padres no llegarían a recogerlos. Nunca antes tantos niños habían pasado, desde tan pequeños, tantas horas separados de sus padres. Sí, vale, los niños tienen más juguetes y más ropa que antes. Pero no es eso lo que piden los niños pequeños. Piden la presencia y la atención de sus padres, y es justo eso lo que menos obtienen”. Bien, ya sabéis nuestra opinión como psicólogas. Los niños solo quieren estar más con sus padres. Y además, os aseguro que es ahora cuando los podéis tener, cuando realmente quieren estar contigo. Cuando tú quieras hablar con él, en la adolescencia, posiblemente el no querrá, y echarás de menos cuando te lo contaba todo. Así que disfruta y aprovecha, aunque estéis cansados. Es una edad en la que tu hijo es una esponja y su cerebro algo que tú puedes ir moldeando. No lo olvides.

  • Seguramente llorará los primeros días. Es su primera separación y la mayoría de las veces no sabe si vas a volver. Sí, el tiempo para ellos no es como para los adultos y no saben aún que mamá o papá volverán a buscarle, puede sentirse abandonado, por mucho que las profes traten de distraerle. Será algo normal que irá pasando cuando sea consciente de que siempre vuelves. Déjaselo bien claro, que vas a trabajar o que irás hasta casa y volverás a buscarle, que siempre, siempre vuelves.
  • Pero no te angusties. Procura no dejarle a comer en el comedor, si tienes posibilidades. Ese  tiempo  de estar con tu hijo es fundamental para él y para ti. No es cierto que coman mejor. ¿ De verdad crees que en un comedor con un montón de niños y una cuidadora puede estar mejor cuidado que en tu casa contigo?
  • Si puedes vete a buscarlo,  su sonrisa compensará el esfuerzo que puedes hacer para ir a recogerlo.
  • El tiempo que estés con él procura ” estar” totalmente. Quiere decir que la casa puede estar menos limpia, quizás la comida no esté muy elaborada, o posiblemente tengas que dejar ese trabajo pendiente, o lo tengas que hacer cuando esté acostado@, pero te aseguro que te recompensará tu dedicación, con sonrisas y cariño. Los niños saben perfectamente cuando queremos estar realmente con ellos.
  • No le apuntes a muchas extraescolares, te diría que siendo pequeño y su primer año de cole, a ninguna. Su mejor extraescolar es veros y jugar con vosotros, eso va  a facilitar un mejor lenguaje , una mayor capacidad de aprendizaje y sobre todo una mejor inteligencia emocional “

boy child childhood happiness

Photo by Pixabay on Pexels.com

“El niño que se queda con la madre es más feliz” ( Carlos González)

  • Cuéntale cuentos, inventados o leídos, y aprovecha para ir explicándole las palabras que no comprenda. Eso facilitará su comunicación y estará más cómodo en el centro escolar. Será un niño con mejores habilidades sociales.
  • Procura salir con él, cuando hace bueno, llévale al parque, haz que sea independiente que juegue con los niños, el estar con él más tiempo no implica en absoluto superprotección. Déjale que explore, que trepe, que caiga y se levante. Estate a su lado no sobre él.
  • No critiques nunca a su profesora delante de él. Si tienes algún problema, háblalo con ella, pero nunca la desautorices porque para él, su profesor@ es importante, es la figura que te sustituye, no lo olvides.
  • Procura invitar a niños de su clase a jugar en casa, porque eso hará que sean más sólidas sus primeras amistades… recuerda a veces los amigos son tan importantes como la familia.
  • Utiliza el juego simbólico, jugar a profes, porque es algo que les divierte y que hará que sea más lúdico el momento de ir al cole. Repetirá lo que ha hecho con sus papis, y se sentirá más seguro.
  • Si ves que va con cierto temor, puede ser bueno que tenga algo que le recuerde a casa, un osito,  un muñeco, algo que le haga recordar los olores, el tacto y el entorno familiar, coméntaselo a la profe. Seguro que lo entiende.

¿Y cuándo debemos preocuparnos?

  • A ver , si el niño sigue llorando día tras día, durante un mes, hay que investigar por qué lo hace. Quizás haya un exceso de superprotección por tu parte, o también puede ser que haya algún problema con el colegio. A veces los niños, como los adultos no encajan con determinadas personas mayores, puede ser  que no haya química con su profesor. Investiga un poco, porque algo está pasando.
  • Si hay superprotección lo notarás porque tu hijo@ no se separa de ti, no solo en el colegio si no en general en todas partes. Es tu sombra, no juega demasiado en el parque y llora cuando se tiene que quedar en casa de alguien, o tú no estás cerca. Podemos estar hablando de” ansiedad de separación” que es un trastorno que suele suceder en estas edades.  Si se trata a tiempo por un especialista vuestro hijo@ podrá ser más independiente, pero para eso hay que educaros a vosotros… recuerda que nadie nace aprendido.
  • Si ves que aunque no llore, se queja de dolor de barriga o de cabeza,  no tiene apetito, o empieza a tener pesadillas, o su humor cambia constantemente y está más irritable que de costumbre, tiene más rabietas, está más desobediente que de costumbre…cuidado. Puede que esté pasándole algo. Aunque te parezca imposible los niños de esta edad también pueden tener reacciones ansiodepresivas, pero lo manifiestan de distinta forma que los adultos.
  • Después de controlar esfínteres, ha vuelto a hacerse pipí o caca. Es otra señal de alarma que debemos contemplar.

Al final, todo se resume en algo primordial. Tener todo el amor del mundo hacia tu hijo@ y sentido común... ponerte en su lugar. ¿Cómo te sentirías en un sitio grande, sin las personas queridas, sin conocer a nadie alrededor, durante siete horas seguidas? Aunque te acabaras divirtiendo, seguro que los primeros días estarías ansioso, con necesidad de apoyarte en algo que te conforte. A tu hijo le pasa lo mismo. Simplemente te pido que te pongas en su lugar. Cuando vuelva a casa que tu hogar sea un sitio en el que se relaje, disfrute de tí, y pueda descansar para ir al cole al día siguiente… Eso es todo.

El día del niño

Imagen

Hoy es el día del niño. No debería existir, porque todos los días deberían celebrar el que ellos estén aquí, porque son el futuro. Es por eso que todos podemos ayudar a que ese futuro sea mejor. No olvidemos que los adultos, padres, profesores, profesionales relacionados con su mundo, debemos ser extremadamente cautos. Porque ellos no harán lo que les decimos, sino lo que ven, lo que hacemos, nos imitan y somos su mejor ejemplo.

Por eso quizás hoy es un buen día para reflexionar sobre nuestra actitud hacia ellos.

¿ Soy  un padre implicado, cercano pero que sabe marcar límites? ¿Ejerzo mi autoridad de forma adecuada? ¿Me preocupo de que mi hijo sea una buena persona, sea un niño feliz? ¿Soy capaz de sacrificarme por él, sabiendo que su crianza es lo más importante que puedo hacer en la vida?… y como profesor ¿ Soy capaz de entender a mis alumnos? ¿  Empiezo cada día con las ganas de enseñar, de ser útil, de ser un vehículo para que se formen de una manera más completa? ¿ Me doy cuenta de que mis herramientas de trabajo son seres humanos? Que si los utilizo mal, si los rompo, no se pueden sustituir… y es que no podemos olvidar que cada niño es maravillosamente diferente a los demás y que no hay recetas secretas.

Solo amor incondicional, sentido común y  responsabilidad… no lo olvidéis. 

dia del niño

ADOLESCENCIA ; CRISIS NECESARIA

Sí, lo es, es necesaria para que rompan sus lazos con nosotros, se hagan su propia personalidad.Los padres deberán “formarse” para afrontar esta etapa evolutiva. Deberán seguir las pautas de educación adecuadas para controlar y evitar el conflicto. Es importante que lean mucho sobre adolescencia. Al final de esta información se dará una bibliografía sobre el tema. Lea libros sobre la adolescencia. Piense en su adolescencia. Espere cambios de humor en el hijo que normalmente es muy alegre y prepárese para más conflictos en el futuro que surgirán a medida que su hijo encuentre su lugar como persona. Los padres que saben lo que les espera pueden enfrentarse mejor a ello. Y cuanto más informados estén los padres, menor será el dolor. Siempre digo que es como un parto según Russeau, en el primero nace un niño en este segundo, la adolescencia, un hombre o mujer…y yo añado: como en todo parto la información es imprescindible, la relajación, el saber que te está pasando. Lo mismo pasa con ese niño que ya no es tan nuestro, que quizás no sea como usted quiere, pero que es una persona maravillosamente diferente a usted.

tribus-urbanas

Algunas pautas

  • Póngase en el lugar de su hijo: Sea empático con su hijo.
  • Informe a su adolescente y manténgase informado
    La adolescencia es a menudo una época para experimentar y a veces esto incluye comportamientos arriesgados. No eluda los temas relacionados con el sexo, las drogas, el alcohol y el tabaco; conversar con su hijo abiertamente sobre estos temas antes de que se vea expuesto a ellos aumenta las probabilidades de que su hijo actúe de forma responsable cuando llegue el momento.
  • Respete su privacidad :Para algunos padres esto es algo muy difícil. Creen que todo lo que hacen sus hijos es asunto suyo. Pero cuando se trata de formar a un futuro adulto, tener algo de privacidad se convierte en un derecho de ese futuro adulto. Si existen señales de alerta que indican que puede haber problemas, es perfectamente lícito que llegue al fondo del problema, aunque sea invadiendo su intimidad, porque peligra su salud psíquica o física; pero de lo contrario, manténgase al margen. El dormitorio de un adolescente y sus WhatsApp, su móvil, su ordenador, debe ser algo privado y no hay necesidad de compartan con uno de sus padres todas sus ideas o actividades. Todos los niños, adolescentes o no, requieren supervisión de los padres y usted tiene derecho a saber dónde estará su hijo y qué hace. Pero no espere que le dé todos los detalles ni que lo invite a ir con él/ella.

telefonos-moviles-reflejo-microbioma-personal_TINIMA20140624_0809_19

  • Establezca reglas apropiadas: Sepa ceder y ser flexible. Si su hora de llegada no es la que el quiere, trate de negociar. Si se porta bien el aumentar la hora de llegada puede ser un premio.
  • En primer lugar, la crítica y la corrección debe combinarse con el uso frecuente de elogios. Es decir, debes ser capaz de ver también lo que tu hijo hace bien y decírselo. Por muy desastre que te parezca tu hijo, seguro que tiene también valores positivos que debes esforzarte en reconocer. Además es necesario corregir con mucho cariño. Por tanto la crítica debe ser  serena y ponderada, sin precipitaciones y sin apasionamiento. Cuidadosa, sin ironía, sin sarcasmo, como se corrige a un amigo. No soportan el doble sentido, no están preparados.
  • Tómelos en serio, no tratarlos como seres inferiores que explican cosas de las que estamos de vuelta.
  • Conviene no aprovechar cualquier  ocasión para sermonearles.
  • Escuchar con atención lo que quieren explicarnos o preguntar.
  • Hablar también de lo que les interesa a ellos. Dar tiempo para abordar los temas que nos interesan a nosotros.
  • Tenemos que fijar normas y límites a través del diálogo para que nuestros hijos acepten y asuman compromisos.
  • Es importante evitar, tanto cuando les hagamos propuestas como cuando los censuremos, ponernos a nosotros mismos como modelos (“A tu edad yo…”) o poner como ejemplo a otras personas (“Mira tu hermano como…”). Es injusto, ofensivo y un camino seguro para conseguir su animadversión. En todo caso compáralo con él mismo (“Seguro que lo conseguirás, como cuando hiciste…”).
  • Hay que prever sanciones para el caso de que rompa alguno de los compromisos o normas establecidas. Es inteligente tenerlas preparadas para que no sean fruto de la improvisación ni desproporcionadas. En todo caso, podéis pedir su opinión sobre la sanción que habéis pensado.
  • La libertad y autonomía respecto al uso del tiempo libre, al uso del dinero, al horario de llegada a casa, o a la gestión de sus estudios hay que otorgarla en función de la responsabilidad demostrada. A mayor responsabilidad, mayor autonomía, y ante faltas de responsabilidad, restricciones de autonomía.
  • Siempre que pida a su hijo que haga algo, explique por qué se lo pide.

madre-e-hija

  • No use expresiones como “porque lo digo yo” o “porque sí”.
  • Cuando hable con él, concéntrese en lo que dice. Hágale alguna pregunta sobre lo que explica para demostrar que realmente quiere enterarse bien.
  • Aproveche los acontecimientos que le ocurran para relacionarlos con objetivos de autoexigencia y lucha personal.
  • El padre debería hacer notar a los hijos el esfuerzo de autoexigencia que realiza la madre, y viceversa. Es una magnífica ocasión para mostrar un ejemplo.
  • Pedirle perdón cuando nos equivoquemos o cuando, por falta de control personal, le gritamos o descalificamos.
  • Deje que se explique, de crédito a lo que dice salvo cuando tenga evidencia de lo contrario.
  • Si le engaña o falta a sus compromisos, no le grite ni le riña. Explíquele con toda la calma de que sea capaz, que ha faltado a nuestra confianza, por lo cual tendrá menos autonomía hasta que demuestre que es digno de confianza.
  • Establezca la costumbre de que explique con quién sale y dónde podríamos buscarle en caso de necesidad.
  • Dedicar tiempo a estar juntos, compartiendo alguna actividad y conversando sobre ello (acompañarles a sus partidos o actividades extraescolares, a clase, yendo juntos al cine, de compras, al fútbol)
  • Compartir alguna preocupación personal con su hijo y pidiéndole su opinión (temas al alcance de su nivel madurativo: problemas de trabajo, de salud…) puede facilitar la comunicación entre los tres.
  • Respetar su intimidad y sus silencios, sin intentar hacerle hablar de algo que no quiera. No presionarlo y mantenerse receptivos para que el joven sepa que puede contar con el apoyo de los padres.

MadreeHija

Pero sobre todo quiérale, ya sé que a veces resulta difícil, que se vuelven insoportables, que no parecen ser nuestros hijos, esos que nos veían maravillosos, y ahora parecen odiarnos… pero no es así. Ellos también sufren; solo su amor, el amor incondicional  de unos buenos padres puede hacer que esa crisis no se cronifique…demuéstreles ese amor y serán hombres y mujeres felices…eso es al fin y al cabo lo único que debe importarnos como padres.

Bibliografía recomendada

  • Isabelmenendez.com
  • Un adolescente en casa Autor: Consejos para disfrutar con la adolescencia de sus hijos Autor: Joan Carles Suris. Editorial. DeBolsillo
  • Un adolescente en mi vida: Manual práctico para la educación de los hijos. D. Maciá. Editorial. Pirámide
  • 100 maravillosas formas de comprender a tu hijo adolescente Trudy Simpson Editorial: Troquel
  • Socorro! Tengo un hijo adolescente R.T Bayard y J. Bayard editorial: Ediciones Temas de hoy

DÍA DE LA SALUD MENTAL

Hoy es el día de la salud mental…esa de la que nadie se ocupa. Y cuando se pierde, cuando al alma enferma, lo ocultas, porque aún no se entiende que el “desequilibrio” puede ser totalmente normal en algún momento de la vida. Somos un todo, totalmente interrelacionado, mente y cuerpo. ¿Por qué estás loco si tienes fobias, ansiedad o depresión? ¿Por qué se oculta? El lema de hoy: ” Ponte en mi lugar: Conecta conmigo”  es perfecto. Ellos, nosotros, todos, necesitamos eso…conectar , ponernos en el lugar del otro…no es tan difícil

DMSM15-baja

4 DE JUNIO: DÍA DEL MALTRATO INFANTIL

No me he asustado. En absoluto. Lo vemos todos los días, niños maltratados de mil formas diferentes. Pero ellos no votan, por lo tanto no hay leyes que les protejan realmente. Niños que sufren cada vez más, acoso escolar, bullying. Niños , cada vez más, abusados sexualemente, a veces por su propia familia, niños maltratados y humillados de obra y de palabra. Y lo que no se puede tolerar es que esto continúe. Si tu sabes que algún niño es maltratado, denúncialo, si eres profesora, vecina, pariente y ves a esos niños, piensa que tú puedes ayudar. Porque ellos no lo harán. Incluso a veces lo niegan, porque les da vergüenza, porque se ven merecedores de ese maltrato.

Necesitamos profesionales y jueces que sean sensibles a este maltrato que muchas, pero muchas veces ignoran. Profesionales de servicios sociales , psicólogos, orientadores y profesores que se involucren, aunque cueste trabajo y tengas miedo. Son ellos, nuestro futuro, son los niños cuyos ojos nunca brillan si no es por las lágrimas.

Paremos esto entre todos. Podemos hacerlo.

AUTISMODIARIO


NOTICIA  DE HOY

  •  3.062 menores fueron víctimas de maltrato en el ámbito familiar.
  • Solo por violencia machista, desde 2013, 12 niños han sido asesinados
  • y más de un centenar han quedado huérfanos. Este 4 de junio es el Día Internacional de los Niños Inocentes Víctimas de Agresión.

Casi 38.500 niños fueron víctimas de delitos violentos en España durante el año 2013, según datos del Ministerio del Interior. La organización Save the Children ha llamado la atención sobre este fenómeno con motivo de la conmemoración, el 4 de junio, del Día Internacional de los Niños Inocentes Víctimas de Agresión. Otras imágenes 2 Fotos La Cátedra Santander de Derecho y Menores de la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE y Save the Children ponen de manifiesto en el informe “La violencia contra la infancia. Hacia una estrategia integral” la invisibilidad de los niños víctimas de violencia y reclaman una estrategia integral para combatirla. En 2013 40 menores fueron víctimas de intentos de homicidios o asesinatos, de los que 18 fallecieron Doce niños han muerto y más de un centenar han quedado huérfanos por violencia machista desde 2013, año en el que se comenzaron a contabilizar en España los menores víctimas de esta lacra, hasta ahora. Save the Children señala en un comunicado la de género es solo uno de los tipos de violencia que sufren los niños en España. De los casi 38.500 niños que fueron víctimas de algún delito durante 2013 (el último del que se tienen datos y una cifra un poco menor que el año anterior, cuando hubo 39.708 denuncias), el 22,39% fue por homicidio, lesiones o malos tratos, el 18,69% contra la libertad sexual y el 30,32% por robo con fuerza e intimidación. El informe subraya que 3.062 menores fueron víctimas en 2013 de malos tratos en el ámbito familiar. En total 40 fueron víctimas de intentos de homicidios o asesinatos, de los que 18 fallecieron. Además, 3.364 menores de edad fueron víctimas de delitos contra la libertad sexual. Las estadísticas oficiales son “la punta del iceberg”, ya que solo recogen los hechos denunciados, de modo que la mayoría de los casos de violencia contra la infancia permanecen ocultos, precisa la organización. 3.364 menores de edad fueron víctimas de delitos contra la libertad sexual “Muchos niños sufren en silencio agresiones físicas o sexuales, acoso en el colegio o a través de las nuevas tecnologías. Son situaciones que ponen en peligro su vida y que están condicionando su desarrollo y su futuro”, afirma la directora de la Cátedra Santander de Derecho y Menores, Clara Martínez. Las situaciones de violencia que viven muchos niños en España son “intolerables” y se pueden evitar, afirma la directora de Sensibilización y Políticas de Infancia de Save the Children, Ana Sastre, quien exige con urgencia la adopción de medidas para prevenir nuevos casos y dar una respuesta institucional adecuada. El informe de la Cátedra Santander de Derecho y Menores y Save the Children exige un compromiso de los poderes públicos en la lucha contra la violencia contra la infancia. Entre otras iniciativas, proponen la aprobación de una Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral; la adopción de medidas de prevención, detección, protección y reparación; la creación de una partida presupuestaria específica y la creación de Juzgados de Instrucción de Violencia contra la infancia.

Carta de un ama de casa…

Como habéis visto en mi intervención televisiva os leo una carta que escribió mi hermana. Esposa y madre de cuatro hijas. Toda una vida dedicada al mejor trabajo del mundo, pero  también el menos agradecido por la sociedad que no es consciente de que de ellas, de las amas de casa, depende en gran parte nuestro futuro, trabajen o no fuera del hogar.

Ama-de-casa

Os la reproduzco porque creo que os sentiréis identificadas con ella:

Hace tiempo que no escribo nada, ni siquiera una carta y es que me cuesta trabajo concentrarme, y sobretodo conseguir el tiempo suficiente para poner en ordena algunas ideas. Pero hoy el tema , merece el esfuerzo , hos se habla de mi vida. Soy una ama de casa con dedicación exclusiva. Ser ama de casa es uno de los trabajos mas duros del mundo y digo eso, porque a la dificultad que entraña el propio trabajo en sí, se une el escasísimo reconocimiento de la sociedad en general, de las personas para quienes realizamos nuestro trabajo y sobretodo y esto es lo más grave, el poco valor que como consecuencia de todo lo anterior, la damos nosotras mismas. Antes y aunque solo fuera en ciertos aspectos “ te enseñaban a ser ama de casa, sabías cocinar, y que hacer con las sobras, fregar, coser y hacer una raya perfecta a los pantalones, aprendías todo eso y sobretod a no cuestionar en eningún caso tul lugar dentro de la familia, eras el ama de casa, la madre. Todo eso se acabó hace tiempo, las mujeres de mi edad, cerca de los cuarenta, no teníamos tan claro nuestro destino, nadie se esmeró demasiado en enseñarnos habilidades domésticas. Hemos tenido que inventar el oficio, con el esfuerzo que ello conlleva. Además ahora se nos pide mucho más. Hay que saber alimentar bien a nuestros hijos, las proteínas e hidratos de carbono que deben consumir al día, la fibra necesaria para que todo vaya bien, tenemos que estar al tanto de su rendimiento escolar, hablar con profesores y psicólogos, y procurar que se diviertan sanamente y no vean demasiado la tele. Queremos estar guapas y vestir bien, tener una conversación amena y agradable, sorprender al marido con algún plato estupendo, sonreir todo el tiempo y no quejarnos continuamente..Todo esto resulta poco menos que imposible,

Pocas quieren acceder al puesto de trabajo que supone ser ama de casa, claro que las condiciones como  hemos visto no son muy atractivas, mucho trabajo, esfuerzo y sacrificio sin remuneración aparente. En segundo lugar es un trabajo absorvente y que no acaba nunca, a veces se te olvida comprar tu filete, te das cuenta tarde porque has sido la última en servirte, y tampoco te importa demasiado porque así tendrás más tiempo para hacer cosas en casa : lavar los platos, la ropa, hacer las camas, comida , cosas que estan en continuo movimiento y que nunca te permiten ver nada hecho, acabado, te falta tiempo para abarcarlo todo, el cesto de la ropa crece por momentos, y tu autoestima baja a la misma velocidad. Es un trabajo sin límites en un horario sin límites…Un día te sorprendes a tí misma dándote cuenta de que Bush ya no es el presidente de Estados unidos… entonces te paras a pensar en que momento me bajé del mundo.  Mi mundo es ahora, un mundo pequeño y cerrado, que acaba volviéndose cómodo a golpe de rutina, frustración y abatimiento.  Pero no debe ser así,a nadie se le exige tanto.

            Debemos y tenemos que pedir ayuda a todos, marido, abuelos, tíos, vecinos, etc, pero sobre todo y en primer lugar a esta sociedad que nos utiliza sin darnos nada a cambio, reclamamos de quienes tengan el poder y los recursos para ello, nos den toda clase de facilidades para desarrollar este trabajo absolutamente imprescindible. ¿ Quien cuidará de los niños en el futuro? España es uno de los paises con índice de natalidad más bajo del mundo occidental ! no me extraña! Queremos que las madres puedan cuidar de sus hijos ¿ quienes mejores que ellas?, con la garantía de que su trabajo en cualquier ámbito no quedará mermado por el hecho de ejercer su derecho a la maternidad. Que podamos escoger, tener un trabajo fuera de casa ( para eso estudiamos y nos preparamos) pero con horarios flexibles y sensibilidad hacia nuestra situación especial, o bien quedarnos en casa, pero valoradas y con algún tipo de ventaja económica que nos devuelva al mundo de los vivos. Yo escogí esto último apoyada y valorada por mi marido, aunque ya sé que no es lo habitual, quien está constantemente animándome. Estoy convencida de que no hay tarea más grande ni más importante en el mundo.. . es dura pero compensa, mis cuatro hijos y el me lo recuerdan machaconamente…. Sin ti no podríamos… Estoy orgullosa…

DUELO ANTE LA TRAGEDIA

Hace poco hablábamos de duelo. Y la tragedia nos ha dejado paralizados a todos. Especialmente cuando sabemos que ese avión que se ha llevado la vida de tantos inocentes, cayó intencionadamente. Nunca sabremos que pasó por la mente de ese copiloto en ese momento, nunca sabremos cuales fueron los últimos momentos en esa caída al vacío. Pero el dolor de quienes quedan es inmenso. Por eso hoy os quiero hablar de resiliencia: esa aptitud que nos hace sobreponernos a las peores tragedias e incluso superarlas, sacando algo provechoso, una oportunidad de desarrollo personal. Sé que es muy difícil de creer, pero existe. Yo la he visto en algunos de mis pacientes, y es que no es innato, podemos y debemos practicarla. Enseñar esa fortaleza para abrir los ojos cada día a pesar de todo, a nuestros hijos, para que ellos también sean capaces de superar cualquier adversidad. La resiliencia es lo que hace que en las guerras, las tragedias naturales, etc, la gente pueda seguir viviendo a pesar de haber perdido a sus seres queridos, de haber visto verdaderas atrocidades. Esas personas existen , nos lo demuestran cada día en esas imágenes de muerte y destrucción, y tras ellas puedes ver como siguen viviendo, y hasta sonríen y reconstruyen poquito a poquito su vida. Pero el duelo es inmenso y es necesario como hemos dicho en otro de nuestros post, hay que vivirlo, lo contrario sería patológico. Os dejo una intervención de hace años, cuando el otro gran accidente dentro del suelo español, el avión de Spanair de 2008. Os remito también a nuestro tema sobre el duelo, un duelo que hay que pasar, y superar… mientras tanto solo queda llorar.