Nido vacío: cuando los hijos se van de casa

Los años pasan, los hijos crecen y llega el momento de que abandonen el hogar. Muchos padres pueden experimentar sentimientos encontrados y es habitual que necesiten un periodo de adaptación a la nueva realidad.

Los progenitores, especialmente las madres, pueden sentir tristeza y soledad cuando los hijos se independizan. También es habitual que no sepan qué hacer con el tiempo del que ahora disponen y pueden surgir sentimientos de inutilidad o apatía. En ocasiones, los padres pueden mostrarse excesivamente dependientes de los hijos y ser incapaces de darles el espacio que ahora necesitan, creando tensiones entre ellos y dañando la relación.

Tras muchos años de cuidados constantes a los hijos puede haberse dejado de lado la relación de pareja, y por ello es necesario volver a reencontrarse con la otra persona, planear cosas juntos, retomar aficiones, escucharse, etc. Hay que tener en cuenta que todo cambio de etapa requiere una adaptación, es por ello que resulta fundamental tener paciencia y tratar de tomarnos las cosas con calma.

En el caso de las familias monoparentales, esta situación puede resultar más difícil de superar, ya que la independencia de los hijos en este caso es aún más notoria para el padre o la madre que han llevado a cabo todas las tareas en solitario. Para ellos también es el momento de dedicarse a sí mismos, aunque es posible que la adaptación a la nueva vida sea algo más lenta y que disponer de tanto tiempo al principio resulte abrumador, pero con paciencia es posible aprender a gestionarlo y tener una vida plena al margen de los hijos.

Si la tristeza y la apatía derivan en un estado depresivo que se alarga en el tiempo, es hora de consultar con un profesional.

Cómo combatir la Astenia Primaveral

astenia-primaveralCon la llegada de la primavera, algunas personas lejos de encontrarse más vitales y con más ánimo; comienzan a sentirse cansadas, con menos energía, decaídas o desmotivadas; un estado temporal conocido como Astenia Primaveral.

La astenia Primaveral Es un estado que se caracteriza por la presencia de síntomas como fatiga o cansancio generalizado, somnolencia diurna, falta de interés, dificultad para concentrarse, irritabilidad, falta de apetito y disminución del deseo sexual que aparecen con el inicio de la primavera.

Las causas no se conocen con exactitud pero se cree que pueden estar relacionadas con la reacción de nuestro cuerpo a los cambios de luz y de temperatura, así como al cambio en el horario,  por lo que los síntomas podrían durar algunos días o semanas hasta que nuestro cuerpo se adaptara a las nuevas condiciones y volviera a su ritmo normal.

Así, para ayudar a nuestro cuerpo a adaptarse a los cambios más rápidamente es útil seguir los siguientes Consejos:

  • Mantén una dieta sana y equilibrada rica en verduras, legumbres,  frutas y cereales; y disminuye el consumo de grasas.
  • Mantén unos horarios regulares para las comidas y entre horas consume alimentos ricos en vitaminas y minerales como frutas, zumos o yogures.
  • Duerme al menos 8 horas y evita cenas copiosas para que la digestión no interfiera en el sueño.
  • Practica deporte con regularidad ya que te ayudará a aumentar el apetito, conciliar el sueño y liberar estrés.
  • Dedica un tiempo al día para practicar alguna técnica de relajación o actividad que te relaje.
  • Evita sustancias estimulantes como el alcohol, tabaco, el café o el té.
  • Bebe agua frecuentemente.
  • Tómate pequeños descansos durante la jornada para sentirte más relajad@ y mejorar la concentración.
  • Aprovecha las horas de luz y haz actividades al aire libre.

“No olvides tener una Actitud Positiva ante la vida,

 buscando el lado bueno de las cosas”.