¿Qué es la atención plena o Mindfulness?

mindfulness_poster_UKLa Atención plena o Mindfulness es la capacidad para llevar la atención a las experiencias que se están experimentando en el momento presente, aceptándolas y sin  emitir juicios o valoraciones.

Normalmente, solemos prestar atención a las actividades del momento sólo con una pequeña parte de nosotros mismos, mientras que la mente y los pensamientos están en otra cosa. Vivimos en el modo “piloto automático”, ocupándonos de nuestras actividades con muy poca conciencia de los detalles de nuestra experiencia del momento.

La mayoría de las personas también tenemos el hábito de recubrir nuestra experiencia con una sucesión de opiniones y juicios, casi al mismo tiempo que los acontecimientos en sí, lo que dificulta mucho el hecho de ser plenamente consciente de lo que ocurre.

Con la Atención Consciente, podemos aprender a desarrollar una conciencia exacta en cada momento de lo que es nuestra experiencia en realidad (mente plena), en vez de encerrarnos en pensamientos o en juicios acerca de esa experiencia (mente llena); siendo conscientes así de cómo nos sentimos tanto a nivel físico como emocional, y de cómo respondemos o reaccionamos ante cada situación.

Es posible que haya experiencias que no nos gusten y que no podamos cambiar, como el dolor, la enfermedad o una circunstancia difícil; pero al menos podemos darnos cuenta de cómo reaccionamos o respondemos a todo lo que nos ocurre y desarrollar estrategias para cambiar la forma de relacionarnos con nuestras circunstancias.

Condiciones para la práctica de Mindfulness:

  • Un sitio tranquilo
  • Un momento oportuno, siempre el mismo
  • Postura adecuada: Sentado encima de un cojín en el suelo con las rodillas flexionadas y apuntando al suelo, manos sobre los muslos, cabeza dejando la coronilla como la parte más alta, ojos abiertos y mirando a un punto fijo del suelo y la lengua en el paladar superior.
  • Un temporizador, para medir el tiempo de práctica.

El proceso:

  • Adopta la postura adecuada de meditación
  • Lleva la atención a la respiración, bien en el triángulo que forman nariz y labio superior o en el movimiento del tórax con cada inhalación y exhalación.
  • Aparezca lo que aparezca (sensaciones, emociones, sentimientos o pensamientos) simplemente obsérvalo y continúa atento a tu respiración.

Si quieres combatir el estrés, desarrolla la mente plena en tu experiencia del momento y deja atrás la mente llena de pensamientos, valoraciones, juicios; concéntrate en el ser y deja por un momento el hacer.

Próximamente pondremos a vuestra disposición un Taller de Mindfulness en nuestra clínica.

Anuncios

Cómo concentrarse mejor en el estudio

habitosdeestudio“¡No puedo concentrarme!” esta es la queja más frecuente de la mayoría de los estudiantes que, tras varias horas de estudio, comprueban que no han aprovechado eficientemente el tiempo que han invertido.

En general, todos los estudiantes tienen capacidad para concentrarse, pero hay que entrenarla para que sea efectiva. El aprender distintas técnicas y hábitos de estudio puede corregir en gran medida las dificultades para concentrarse. Para ello tenemos que tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Elige un buen lugar de estudio: Para evitar distracciones es esencial contar con un lugar de estudio en el te sientas a gusto, con una mesa amplia para colocar todo el material que necesites, una silla cómoda, aislado del ruido, con una temperatura agradable y con buena iluminación. En la medida de lo posible, el lugar en el que estudies ha de ser el mismo, así lo asociaremos a estudiar y reduciremos la posibilidad de pensar en otras cosas que pueden distraernos.
  • Elige el mejor horario para ti: Para ello debes de tener en cuenta cuándo te concentras mejor (por la mañana o por la noche), pero también el momento del día en el que normalmente puedes estar más tranquilo en tu lugar de estudio y las horas en las que te encuentres más descansado.
  • Prepara el material que necesites: Antes de empezar a estudiar asegúrate de tener a tu alcance todo el material que vayas a necesitar. De esta manera evitarás levantarte cada poco tiempo, evitando así distracciones.
  • Programa los descansos: Es recomendable establecer un horario estructurado que combine el descanso y el estudio. Para poder mantener la concentración se recomienda  estudiar en intervalos de 40-45 minutos y hacer un pequeño descanso de unos 10-15 minutos entre ellos para despejar la mente y prepararla para el siguiente periodo de concentración.
  • ¿Es mejor estudiar solo o acompañado?: Dependerá de cada persona. Para muchos estudiantes, la sola presencia de un compañero en el mismo espacio de estudio les distrae de su tarea. Sin embargo, para otros, resulta motivador y les incentiva a concentrarse mejor.
  • Intercalar técnicas de estudio: Conviene combinar durante la misma sesión de estudio diferentes técnicas de estudio (subrayado, esquemas, resúmenes…) que la amenicen y la hagan más interesante para el estudiante.
  • Cambia de materia: El cambiar de materia aportará al estudiante un nuevo interés y aumentará su concentración.

¡Una buena concentración y estudio es la base para obtener buenos resultados!