¿Es mi hijo un adicto al móvil?

Hoy en día, el teléfono móvil es una herramienta más en nuestra vida y en la de nuestros hijos. El uso del teléfono en sí no es negativo y no se trata de privar a los niños de utilizarlo, ya que es una realidad que se encuentra presente en prácticamente todos los hogares y permite que los hijos se comuniquen con sus iguales, lo utilicen como instrumento de ocio y en ocasiones de aprendizaje, puedan ser localizados más fácilmente, etc.

El problema surge cuando los niños se hacen adictos al móvil, haciendo uso excesivo de las redes sociales o los videojuegos. ¿Cómo saber distinguir entre un uso adecuado de estos dispositivos y una posible adicción? Cuando se den entre otras, este tipo de conductas:

  • Son incapaces de salir sin él, ni siquiera por periodos cortos de tiempo.
  • Manifiestan ansiedad cuando no lo tienen o se muestran agresivos si se les quita, malestar físico y mental general en ausencia del móvil.
  • Están constantemente con el teléfono en la mano y comprueban de forma repetitiva si les ha llegado un mensaje nuevo, aunque no haya señales que lo indiquen.
  • Envían mensajes de forma continua incluso a amigos que acaban de ver.
  • Alteración de los hábitos de sueño: están hasta altas horas de la noche enviando mensajes, viendo vídeos o jugando.
  • Aislamiento social, dejan a un lado actividades lúdicas o deportes por estar con el móvil.
  • Minimizan el problema, ya que muchas veces no son conscientes del mismo (“Todos mis amigos lo hacen, no es para tanto, eres un exagerado”)
  • En caso de tener un tipo de tarifa limitada, no les importa saltarse dichos límites con tal de seguir jugando o enviando mensajes.
  • No son capaces de hablar con tranquilidad sobre el tiempo que lo utilizan.
  • Lo toman como un termómetro exclusivo de su valía ( grupos, amigos, fotos, etc)

¿Qué podemos hacer para evitar estas situaciones?

  • Antes de tratar el problema de los niños, los padres deben cuestionarse qué tipo de uso dan al móvil y sin están siendo un buen ejemplo para sus hijos.
  • Pactar previamente horarios, tiempo de uso, uso de determinadas aplicaciones, etc.
  • Respetar los momentos en los que no debe usarse: mientras hacen los deberes, reuniones familiares, comidas, cumpleaños…
  • Facilitar teléfonos sencillos, sin demasiadas prestaciones.
  • Dar el móvil a partir de 13 años, y con precauciones.

Si su hijo no acepta sus normas y no es capaz de reducir el tiempo de uso del móvil es posible que presente una adicción, en cuyo caso no dude en buscar ayuda profesional.

Anuncios

Sexting, sexo en la red

Enviar imágenes o vídeos de carácter erótico por internet o a través de servicios de mensajería móvil conlleva grandes riesgos. ¿Consciente de todos ellos? ¿Qué hacer si alguien difunde contenido sexual de otra persona sin su consentimiento?

Nuestra psicóloga Isabel Menéndez Benavente responde en este vídeo.

Día Mundial de la Felicidad: Ser inconformista te hace sentirte infeliz

mujer-pensando-triste-amargadaEn ocasiones, es normal sentir que nuestra vida no sucede como nosotros habíamos imaginado, quizá porque nuestras expectativas eran poco realistas o porque simplemente estamos pasando por un mal momento.

No obstante, hay que tener en cuenta que tan peligroso es tener una postura conformista ante la vida, sin ninguna aspiración por mejorar, como vivir en un constante inconformismo, en el que las cosas nunca suceden como uno quisiera.

Pero, ¿Qué significa tener una Postura Inconformista? Significa no estar a gusto en ninguna situación y desear que las cosas ocurrieran siempre de otra forma, aunque la manera en la que suceden no fuera tan desafortunada.

Esta postura negativa ante la vida nos conduce inevitablemente a un estado permanente de tristeza, malestar, frustración, enfado, dolor y rabia por no poder alcanzar nuestros deseos en ninguna circunstancia.

Por ello, si eres una persona que tiende a tener una postura inconformista ante la vida te propongo que pongas en práctica los siguientes Consejos para aprender a disfrutar de tu vida:

  • Vive el presente: Céntrate en el aquí y en el ahora y disfruta de ese momento como si fuera el último,  sin preocuparte por lo que ya pasó o por lo que pasará.
  • Aprende a valorar lo que tienes: A menudo, es tan natural tener lo que es realmente importante que no logramos otorgarle el valor que merece. Por ello, piensa qué es importante e imprescindible en tu vida y comienza a valorarlo.
  • Plantéate metas alcanzables: En ocasiones, la imposibilidad de alcanzar las metas no tiene tanto que ver con la incapacidad para hacerlo, sino con una mala formulación de los objetivos. Para que tus metas sean alcanzables, procura que éstas sean concretas, se puedan medir y puedan ser cumplidas en un periodo de tiempo definido.
  • Sustituye las quejas por motivación: Si realmente hay algo en tu vida que no te gusta, no te quedes en la queja e invierte esa energía en motivación, iniciativas o pequeños cambios que puedan ayudarte a mejorarla.
  • Cambia los pensamientos negativos por otros más positivos: Empieza a prestar atención a las cosas buenas que suceden en tu vida y sé más positiv@.

 “La paloma protesta contra el aire, sin darse cuenta de que es lo único que le permite volar” Johann W. Goethe