Cómo evitar conflictos familiares en Navidad

descargaSe acerca la Navidad, una época que propicia los contactos con la familia, la propia y la política, en la que no siempre es fácil evitar los conflictos, sobre todo cuando existen tensiones previas.

Las discusiones pueden surgir por muchas razones, ya sea porque compitan contigo por tu pareja, porque se inmiscuyan en vuestras decisiones, etc. No obstante, por encima de todo debe de estar tu pareja y el deseo de que ésta disfrute de su familia.

Por ello, los siguientes consejos te ayudarán a preservar la relación con tu pareja y a evitar conflictos familiares en Navidad:

  • Alcanza acuerdos con tu parejaAlgunas parejas llegan a acuerdos implícitos y sin darse cuenta van organizando las relaciones con sus respectivas familias. Pero, en otras ocasiones, puede ser necesario hablar con tu pareja y tomar decisiones en las que ambos os sintáis a gusto.
  • Valora a ambas familias. No sobrevalores a tu familia ni infravalores a la del otro y reconoce que ninguna es mejor que otra ya que ambas tienen aspectos positivos y limitaciones.
  • Se flexible. Intenta aceptar y comprender las costumbres navideñas, educación y estilo de vida de tu familia política porque de esta manera respetarás las raíces de tu pareja.
  • Pon límites. Una vez que la pareja haya acordado el tipo de relación que desea establecer con sus familias, será necesario aclarar a los padres y suegros hasta qué punto pueden participar en los temas de la pareja. Conviene que cada miembro hable con su familia de origen y aclare que la pareja valora su opinión pero que hay temas en los que no deben ni desean que se involucren.
  • Evita discusiones con la familia política. Si alguna actitud de tu familia política te molesta o incomoda, habla con tu pareja antes de crear un conflicto. Procura que sea tu pareja la que trate de comunicar a su familia la necesidad de que cambien determinadas actitudes o comportamientos con respecto a ti.
  • Respeta la relación de tu pareja con su familia. Si no es posible una relación armoniosa, al menos intenta conceder a tu pareja libertad para que tenga la relación que desea tener con su familia.

Una buena relación con las familias de ambos enriquecerá la relación con tu pareja y evitará tensiones, discusiones o problemas.

Anuncios

Cómo mejorar la relación con nuestro hij@ adolescente

200217847-001En muchas ocasiones, los padres podemos sentir la sensación de que la relación con nuestro hijo adolescente es cada vez más conflictiva.

Es posible que nos sintamos desamparados e impotentes ante su forma de actuar con nosotros, sus reacciones ante las normas, sus cambios de humor, su pasotismo hacia los estudios u otras obligaciones…

No obstante, siempre podemos mejorar nuestra relación con él siguiendo los siguientes consejos, los cuales nos ayudarán a crear un ambiente familiar más tranquilo.

  • Escucha de manera empática. Tiene que ver con ponernos en el lugar de nuestro hijo, saber cómo se siente y qué piensa acerca de lo que nos cuenta, siendo pacientes y repitiendo sus palabras para confirmar que le hemos entendido.
  • Escucha con atención e interés. No debemos interrumpir a nuestro hijo cuando nos está confiando algo asumiendo que sabemos lo que nos va a decir. Debemos de escucharlo disponiendo de un momento para él en el que le miremos, asintamos, sonriamos; demostrándole que realmente lo que nos cuenta nos importa.
  • Realiza preguntas. Cuando nuestro hijo confía en nosotros y nos cuenta cómo le ha ido el día o lo que le preocupa tenemos que realizar preguntas al respecto y no interpretar o juzgar aquello que nos cuenta bajo nuestro punto de vista. Le daremos nuestra opinión cuando él nos la pida, pero nunca nos anticiparemos a valorar.
  • Habla de forma positiva. Si te ha gustado su comportamiento o forma de actuar en una situación, díselo, eso le permitirá saber qué ha estado bien y que sus padres valoran y apoyan su buen hacer.
  • Respeta y cumple tus promesas. Todo lo que le digas, cúmplelo. Enséñale que eres una persona en la que puede confiar.
  • Dale mensajes consistentes. A veces, los padres damos a nuestros hijos mensajes contradictorios, los cuales hacen que tengan dudas acerca de lo que queremos de ellos.
  • Se claro a la hora de pedirle algo. Dile qué te gustaría que hiciera, cuándo y cómo. Así te asegurarás de que haya entendido qué es lo que esperas de él.
  • Predica con el ejemplo. Si queremos que nuestro hijo se comporte de una determinada manera (sea educado y respetuoso con los demás, no fume, me escuche, hable en un tono adecuado…)  tenemos que comportarnos nosotros de esa forma, es decir, ser un modelo de buena conducta para ellos.
  • Negocia las normas. Con un adolescentes es más efectivo negociar que imponer una norma. Cuando vayáis a tomar una decisión importante sobre él, preguntadle su opinión, así sabrá que le tenéis en cuenta y que os importa cómo piensa al respecto.
  • Comparte actividades que le gusten. Disfrutar de un tiempo en el que la familia esté compartiendo actividades que a todos los miembros le gustan es muy importante para crear vínculo y un buen clima familiar.
  • Expresa y comparte tus sentimientos con él. Eso le hará saber que es importante para vosotros, mejorará vuestra relación y le enseñará a hacer lo mismo en las situaciones en las que él lo necesite.

“Puede que nuestros hijos adolescentes no presten atención a nuestras enseñanzas, pero aprenden tanto como los futuros adultos que serán.”