Cómo conseguir tus propósitos este año

New Year's ResolutionsCon el inicio del Año Nuevo suele ser habitual plantearse Propósitos, Metas u Objetivos con la intención de cambiar o modificar aquellos comportamientos o actitudes que no nos gustan de nosotros mismos. Sin embargo, la mayoría de esos propósitos suelen quedarse año tras año en sólo buenas intenciones.

Son muchas las razones por las cuales abandonamos nuestros propósitos antes de cumplirlos, aunque entre los errores más comunes habrían de destacar los siguientes:

  • Elaborar una larga lista de Propósitos.
  • No estar lo suficientemente motivado en conseguir el objetivo.
  • Plantearse Metas u objetivos poco definidos y muy generales.
  • Ausencia de un plan y de un periodo de tiempo para lograr conseguir el objetivo.
  • Dilatar el inicio de los cambios, esperando encontrar el momento perfecto.
  • No tener en cuenta los pequeños progresos y estancarse en los retrocesos.
  • Pensar en el éxito como una cuestión de “todo o nada”.
  • No confiar en las posibilidades de uno mismo.
  • Dificultad para incorporar los cambios a nuestra rutina o estilo de vida.

Por ello, si quieres que este Año sea diferente,  sigue los siguientes Consejos que te ayudarán a Conseguir tus propósitos:

  • Concentra toda tu atención y energía en un propósito, cuando ya hayas conseguido ese objetivo, puedes plantearte otro.
  • Elige un propósito que sea importante para ti o que realmente te interese conseguir y no te dejes llevar por metas impuestas por otras personas.
  • Define y concreta tu propósito de forma realista.
  • Analiza tu propósito y divídelo en pequeños cambios o acciones graduales que puedas ir cumpliendo diariamente y que finalmente te lleven a conseguir tu objetivo.
  • Piensa cuanto tiempo vas a necesitar para realizar los cambios y señala en el calendario una fecha para conseguir tu propósito.
  • Comienza a hacer cambios en este momento.
  • Aprende de los retrocesos modificando o cambiando aquello que no funciona para hacer más probable que consigas tu propósito.
  • Elige una estrategia que te ayude a recordar tu propósito de vez en cuando para mantenerte motivado en conseguirlo.
  • Incorpora los cambios a tu rutina o estilo de vida para conseguir mantenerlos.
  • Auto-Refuérzate por el esfuerzo y la implicación en tu propósito.

“Recuerda que Confiar en ti mismo y tus capacidades es la base para

conseguir tus propósitos”

Anuncios

Cómo evitar conflictos familiares en Navidad

descargaSe acerca la Navidad, una época que propicia los contactos con la familia, la propia y la política, en la que no siempre es fácil evitar los conflictos, sobre todo cuando existen tensiones previas.

Las discusiones pueden surgir por muchas razones, ya sea porque compitan contigo por tu pareja, porque se inmiscuyan en vuestras decisiones, etc. No obstante, por encima de todo debe de estar tu pareja y el deseo de que ésta disfrute de su familia.

Por ello, los siguientes consejos te ayudarán a preservar la relación con tu pareja y a evitar conflictos familiares en Navidad:

  • Alcanza acuerdos con tu parejaAlgunas parejas llegan a acuerdos implícitos y sin darse cuenta van organizando las relaciones con sus respectivas familias. Pero, en otras ocasiones, puede ser necesario hablar con tu pareja y tomar decisiones en las que ambos os sintáis a gusto.
  • Valora a ambas familias. No sobrevalores a tu familia ni infravalores a la del otro y reconoce que ninguna es mejor que otra ya que ambas tienen aspectos positivos y limitaciones.
  • Se flexible. Intenta aceptar y comprender las costumbres navideñas, educación y estilo de vida de tu familia política porque de esta manera respetarás las raíces de tu pareja.
  • Pon límites. Una vez que la pareja haya acordado el tipo de relación que desea establecer con sus familias, será necesario aclarar a los padres y suegros hasta qué punto pueden participar en los temas de la pareja. Conviene que cada miembro hable con su familia de origen y aclare que la pareja valora su opinión pero que hay temas en los que no deben ni desean que se involucren.
  • Evita discusiones con la familia política. Si alguna actitud de tu familia política te molesta o incomoda, habla con tu pareja antes de crear un conflicto. Procura que sea tu pareja la que trate de comunicar a su familia la necesidad de que cambien determinadas actitudes o comportamientos con respecto a ti.
  • Respeta la relación de tu pareja con su familia. Si no es posible una relación armoniosa, al menos intenta conceder a tu pareja libertad para que tenga la relación que desea tener con su familia.

Una buena relación con las familias de ambos enriquecerá la relación con tu pareja y evitará tensiones, discusiones o problemas.

Cómo superar un desamor

RupturaamorosaHoy en día, las personas tenemos muchas más probabilidades que antes de tener varias parejas de cierta duración a lo largo de nuestra vida por lo que tenemos que afrontar y superar el desamor, algo que no es fácil ni siquiera cuando el amor se ha esfumado o cuando la convivencia es imposible.

En las relaciones de pareja no hay un culpable y un inocente sino relaciones que funcionan y que no funcionan, y cuando una relación no funciona lo más lógico e inteligente es separarse de esa persona y superar la ruptura. Pero, ¿Cómo afrontar y superar el desamor?

Los siguientes consejos te ayudarán a superar una ruptura:

  • Asume el dolor que produce el desamor. Cuando se produce una ruptura es normal sentir dolor por el vacío que la persona con la que has compartido tiempo y momentos deja en tu vida, incluso cuando la separación es algo deseado para ambos. Piensa que tienes que adaptarte a tu nueva situación y que eso requiere un tiempo. Sigue con tu vida y poco a poco te irás sintiendo mejor.
  • Rodéate de gente que te quiere. Aunque quizá te apetezca estar sol@, en este momento no es bueno que te aísles de tus seres queridos ni dejes de hacer las actividades que te gustan. Mantenerte activ@ te ayudará a superar la situación.
  • Valora de forma objetiva la relación. Cuando una relación se termina, tendemos a reflexionar sobre ella. Tómate un tiempo para pensar en todo lo bueno que has vivido y en los momentos inolvidables de la relación y valora objetivamente los aspectos menos agradables, ya que éstos te permitirán aprender. Procura no guardar rencor por aquello que no te ha gustado ya que te impedirá pasar página y reponerte de la situación.
  • Piensa en tí mism@ y cuídate. Es el momento de que pienses en tí, reflexiones sobre cómo eres y qué te gustaría hacer e Inviertas tiempo en conocerte mejor, mimarte, valorarte y cuidarte. Ser feliz con uno mism@ es un paso previo para ser feliz en pareja.
  • Piensa en el futuro de forma positiva. El hecho de que la anterior relación no haya ido como esperabas y se haya terminado, no significa que nunca vayas a encontrar una persona con la que compartir tu vida, sino únicamente indica que esa no era para ti. Por suerte, no todos los hombres y mujeres somos iguales y, en muchas ocasiones, el amor llega en el momento menos esperado y sin buscarlo.

Afrontar la pérdida de un ser querido

dueloDurante nuestra vida nos preparamos para hacer frente a algunas circunstancias adversas, sin embargo, hay acontecimientos para los que una persona nunca está preparada y uno de ellos es afrontar la pérdida de un ser querido.

Cuando una persona sufre la pérdida de un ser querido pasa por un proceso de adaptación emocional o Duelo durante el cual suele experimentar una serie de Reacciones Psicológicas (ansiedad, tristeza, dificultad para concentrarse,…), Físicas (pérdida de apetito, dificultad para dormir, falta de energía,…), Sociales (aislamiento social, cambio en los roles familiares,…) y de Conducta (retraimiento, abandono de actividades,…).

Durante este proceso de adaptación, la persona pasa por diferentes Fases pudiendo haber avances y retrocesos de unas etapas a otras. Estas fases son:

  • Fase de la Negación de la Pérdida: En un primer momento, la noticia de la pérdida de un ser querido es tan dolorosa que nuestra mente recurre a la negación de la realidad del hecho (“No puede ser”, “Es imposible que haya pasado”…) como una forma de protegerse y ganar tiempo para la posterior adaptación.
  • Fase de la Rabia y Culpa: La Persona se hace consciente de la realidad del suceso pudiendo sentir rabia contra Dios, los médicos, los familiares u otras personas debido a la injusticia de lo que ha ocurrido. A veces, incluso, puede llegar a enfadarse con la persona fallecida o culpabilizarse a sí misma por no haber hecho nada para evitarlo.
  • Fase de la Tristeza o Desesperación: Cuando cesa la rabia, aparece la sensación de pérdida ante la cual es normal sentirse triste, deprimido, preocupado, solo, sin interés por nada y con un gran vacío. En esta etapa, se suele pensar en aquellas cosas que no se dijeron a la persona querida.
  • Fase de Aceptación y Restablecimiento: Poco a poco, la aceptación de la realidad permite despedirse definitivamente de la persona querida y el vacío anterior es remplazado por su recuerdo cariñoso, que ya no nos produce tanto dolor y que nos permite seguir con nuestra vida.

Si estás pasando por un proceso de duelo, algunas de las siguientes Estrategias pueden ayudarte a Afrontar la Pérdida:

  • Habla sobre el fallecimiento de tu ser querido con otras personas para poder comprender qué ha sucedido y aceptar la realidad de la pérdida.
  • Acepta tus sentimientos. Después de la muerte de alguien cercano, es normal experimentar diferentes emociones.
  • Cuída de ti mismo y de tu familia. Come bien, sigue con tus actividades diarias y descansa, eso te ayudará a seguir adelante.
  • Ayuda a otras personas que estén afrontando la pérdida, te hará sentir mejor contigo mismo y tendrás la oportunidad de compartir recuerdos sobre la persona fallecida.
  • Celebra la vida de tu ser querido recordando los momentos agradables que viviste y disfrutaste a su lado.

“No olvides que en nuestros recuerdos una Persona puede vivir eternamente”

Cómo educar a mi hij@ con TDAH

tdah padresSer padres no es una tarea fácil, máxime cuando nuestro hijo presenta un Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad. Las características de estos niños se pueden resumir en las siguientes: Dificultades para prestar atención, impulsividad e hiperactividad.

Si tu hijo ha sido diagnosticado de este problema te preguntarás qué puedes hacer para convertir el entorno familiar en un ambiente favorecedor para el niño.

Así, algunas recomendaciones o consejos para los padres serían los siguientes:

  • Crea expectativas razonables sobre cómo debe de comportarse o actuar tu hijo, ten en cuenta su edad y no le exijas demasiado.
  • Sé un modelo de buen comportamiento y demuéstrale que cualquier persona tiene dificultades, que comete errores y busca soluciones para resolverlos. Podemos enseñarle a resolver problemas haciéndonos las siguientes preguntas:
    • ¿Cuál es mi problema?
    • ¿Cuál va a ser mi plan?
    • Me lo repito en voz alta para que no se me olvide.
    • ¿Estoy utilizando mi plan?
    • ¿Cómo me ha salido?
    • Reforzarme por lo bien que lo he hecho y por haber utilizado mi plan.
  • Educa en positivo: Prestarle atención y alaba su comportamiento cuando hace las cosas bien. Recuérdale qué cosas se le dan bien o en cuáles ha mejorado y evita centrarte en aquello que aún no es capaz de hacer.
  • Enseña mediante preguntas. Se trata de volver a traer a su mente situaciones que ya ha vivido. Hacerle preguntas para que sea él quien las vaya respondiendo, y llegar a tener una idea sobre ¿Qué podemos hacer hoy para que no pase otra vez? Espera siempre a que sea él quien de las soluciones y admite aquellas que veas que vayan a ser eficaces y que sean pertinentes. En el caso de que no se le ocurra a tu hijo ninguna solución o sean “descabelladas”, ve sugiriéndole tú otras opciones. También podemos utilizar las preguntas en futuro: “¿Qué harías tú si…?”
  • Sé una guía externa de la conducta: Se trata de que indiques al niño qué hacer, cómo hacerlo y cuándo hacerlo. Para ello sigue los siguientes pasos: Asegúrate de que está mirándote y prestándote atención, da una instrucción clara y específica, establece un tiempo para realizarla y especifica qué consecuencias tendrá que no se cumpla.
  • Enséñale a utilizar auto-instrucciones para realizar cualquier tarea. Consiste en ayudar al niño a que cuando se encuentre ante un problema o una dificultad tenga la capacidad de pararse y pensar antes de actuar: Me paro > Observo > Pienso > Decido > Actúo > Evalúo. Además, puedes enseñarle que el proceso para pensar debe comprender las siguientes reflexiones antes, durante y después de la acción: ¿Cuál es mi tarea?, ¿Cómo la voy a hacer? ¿Cuál va a ser mi plan?, ¿Estoy siguiendo mi plan? y ¿Cómo lo he hecho? 
  • Explícale las razones de por qué ha de comportarse de una determinada manera, conseguirás que las interiorice de tal manera que piense que él habría llegado a las mismas conclusiones y siga la norma.
  • Si castigas un comportamiento:
    • Asegúrate de que el castigo que ponéis realmente lo sea, esté perdiendo un privilegio o no tenga acceso a un premio (algo que le guste hacer o tener)
    • Hazlo siempre, en cualquier situación y ante cualquier persona.
    • Se firme a la hora de hacer cumplir el castigo.
  • Dale responsabilidades acordes a su edad y fomenta que haga más cosas por sí mismo.

“Tu hijo no vale menos, ni es menos capaz sino que

funciona de manera diferente, y eso le hace alguien especial”

 

 

Una Navidad diferente.

La Navidad es una buena oportunidad para fomentar valores en los más pequeños. Es importante hacerles ver que la finalidad de esta época no es únicamente obtener regalos, sino que es la oportunidad que brinda el año a la mayoría de las personas de poder disfrutar de tiempo con sus seres queridos.

Os ofrecemos unos consejos para que nuestros niños aprendan a percibir la Navidad sin asociarla únicamente a lo material.

  1. Tiempo en familia: pasear por las calles iluminadas, acudir a una obra de teatro, jugar juntos en casa, ver una película navideña, hacer manualidades navideñas… es una época ideal para crear tradiciones y transmitirlas a nuestros hijos.
  2. La carta a los Reyes: es bueno guiarles, indicarles que no pueden excederse pidiendo, porque todos los niños tienen que recibir regalos y no pueden acaparar demasiados. 3 puede ser un buena cifra… así mismo es positivo animarles a pedir algo para los demás (hermanos, papás, abuelos…) y que finalicen su carta con un deseo que no implique algo material.
  3. Cultura e historia: puede resultarles interesante saber el por qué se coloca el árbol de Navidad, el significado de la Estrella, qué representa el Belén…
  4. Solidaridad: anímales a que colaboren en campañas de recogida de juguetes o alimentos. Es una buena época para que sean conscientes de que no todos los niños tienen la misma suerte.
  5. Colaborar: todos los miembros de la familia, en función de su edad, pueden participar de una u otra manera en la decoración navideña o en la preparación de la cena por ejemplo.
  6. Compartir: anímales a estrenar su regalo jugando con otros niños o con sus hermanos o primos.
  7. Educación: debemos aprovechar las reuniones familiares y de amigos en las que estén los niños para que sean conscientes de la importancia de respetar, ser amable y agradecido. Es mejor dejar las pequeñas disputas familiares para otro momento.
  8. Tolerancia: podemos aprovechar estas fechas para enseñarles la diversidad de fiestas que existe en el mundo. Pueden aprender que cada cultura celebra de modo diferente estas fechas y que todas resultan interesantes y se deben respetar.

arbol-navidad-foto-istockphotos_claima20161129_0264_28

Rutina para que duerman bien.

nina-abraza-oso-cama-p

Es normal que a determinada edad, por diferentes motivos, se genere un cierto temor a dormir solo. Si esta situación se prolonga en el tiempo puede originar alteraciones importantes en el clima familiar. El niño o la niña no duerme bien, con lo cual está más susceptible, los papis tampoco descansan, lo que les hace estar más irascibles y tensos, se originan “batallas” por las noches, discusiones en la pareja…

Es necesario, desde edades tempranas, inculcarles a los niños unas rutinas para conseguir unos correctos hábitos de sueño y lograr generar una sensación de seguridad que evite que surjan dificultades para dormir.

Os ofrecemos unas sencillas pautas para lograr establecer una adecuada rutina del sueño.

  1. Baño, pijama y cena. No tiene que ser en este orden, pero sí que es importante que la rutina comience siempre de la misma manera.
  2. Unos 15 minutos antes de la hora de acostarse, decirle al niño o niña que se aproxima la hora de dormir.
  3. Hacer que estos minutos previos sean tranquilos (ver unos dibujos, jugar tranquilamente, colorear…).
  4. Acostar al niño o niña con algo que le de seguridad (un peluche o cualquier objeto de su elección).
  5. Contarle un cuento, cantar una canción, hacer algún ejercicio de respiración/relajación… También se le puede hablar de algo bueno ocurrido en el día o que haya sido agradable o de algo que vaya a hacer al día siguiente.
  6. Darle las buenas noches, apagarle la luz (o dejarle una lamparita o similar) y salir de la habitación.