Cómo adaptarse a la nueva normalidad

Estamos en un momento complicado y en plena adaptación a la vida que tendremos que llevar durante un tiempo. La incertidumbre para todos es grande: qué va a pasar con nuestros trabajos, con nuestros mayores, con las vacaciones, con nuestros proyectos de futuro, con la vuelta al cole, etc.

Son muchos los cambios que estamos experimentando y estos pueden generarnos miedo o ansiedad al sentir que no estamos preparados para ellos, pero saber adaptarse es clave para estar tranquilos y felices con nuestra vida.

En primer lugar debemos entender que todo cambia. La vida es un cambio constante y eso no es algo negativo, es una realidad que debemos aceptar para que la angustia no nos gobierne. A lo largo de nuestra vida podremos cambiar de centro escolar, de casa, de trabajo, de amistades e incluso de ideología. El cambio siempre estará presente y tratar de evitarlo sólo nos hará sufrir y no nos permitirá crecer como personas.

Es importante aprender a centrar la atención en los beneficios de la nueva situación. Hay cosas que durante estos meses hemos ido redescubriendo y que nos hacen sentir bien: la lectura, la cocina, el tiempo en familia, el ejercicio físico… ¿Por qué no mantenerlas? Quizá hayamos descubierto una nueva forma de trabajar y ahora podemos adaptar mejor nuestros horarios. En definitiva, ser capaz de detectar el lado bueno de esta nueva situación y exprimirlo al máximo para que nos resulte más sencillo adaptarnos a ella.

Debemos mantener nuestra mirada fija en el presente, ir paso a paso y ponernos objetivos a corto plazo. No sabemos cuanto tiempo va a durar la situación actual, así que lo más recomendable es centrarnos en los aspectos de nuestra vida que sí podemos controlar e ir avanzando en ellos poco a poco.

A pesar de nuestros esfuerzos, como en todas las situaciones de la vida habrá ocasiones en las que nos veremos sobrepasados y necesitaremos una pausa. Los ejercicios de relajación son excelentes aliados en estos casos: aprender a realizar la respiración diafragmática o la relajación muscular progresiva nos ayudará a calmarnos en un momento de estrés o simplemente nos hará sentirnos mejor después de un día duro.

Psicólogos contra el coronavirus: cómo controlar la ansiedad en casa

Son días difíciles para todos, estamos confinados y lo que estamos viviendo es una situación totalmente nueva y para la que no estamos preparados. Es normal estar nerviosos y presentar cuadros de ansiedad, la incertidumbre es muy grande y lo raro sería no tener ningún bajón anímico.

Nuestra psicóloga Isabel Menéndez nos da algunos consejos para sobrellevar mejor estos días, que en ocasiones se nos pueden hacer muy largos:

  • Dormir al menos 8 horas, los niños entre 10 y 12 según la edad que tengan.
  • Tener una dieta sana con alimentos que ayuden a paliar la ansiedad: nueces, naranjas, leche caliente, legumbres…
  • Hacer ejercicio es fundamental para bajar los niveles de cortisol, hormona del estrés que se encuentra especialmente alta estos días. No es necesario hacer varias horas de deporte al día, pero sí al menos 30 minutos. En internet hay muchas rutinas de ejercicios sencillos que podemos hacer sin material en el salón de nuestra casa.
  • Vivir el presente, hay que tratar de ocupar y distraer nuestra mente para evitar los pensamientos negativos sobre el futuro.
  • Realizar tareas manuales, que ayudan a focalizar la atención en aquello que estamos realizando en el momento y es otra manera de mantener a raya los niveles de cortisol: mandalas, coser, punto de cruz, pintar, diseñar…
  • Hablar con los demás sobre lo que sentimos y realizar ejercicios de relajación, como la técnica 4-7-8 que puedes ver en el vídeo.
  • Hacer quedadas a través de las redes sociales con nuestros amigos y familiares, es importante seguir manteniendo el contacto con nuestros seres queridos.
  • Importante evitar la sobreinformación, con echar un vistazo a las noticias, mejor a mediodía, es suficiente.