Comer para aliviar la ansiedad

En muchos caAnsiedad.comer_-500x360sos, el ritmo de vida actual puede hacer que el estrés se convierta en algo habitual y cotidiano, aunque esta situación mantenida en el tiempo, genera en nuestro cuerpo un estado de ansiedad que termina por desembocar en un problema. Uno de los que más nos afecta es el ansia incontrolable por comer, con los riesgos que tiene esto para la salud.

La ansiedad mantenida durante un tiempo, puede manifestarse de diversas formas en nuestro cuerpo, dando lugar a problemas psicosomáticos como cefaleas tensionales, dolores musculares, desequilibrios intestinales,…; pero también pueden desencadenar cambios en nuestra conducta alimentaria.

Por ello, se deben de tener en cuenta algunas estrategias para evitar comer por comer para aliviar la ansiedad:

  • Aprende a Relajarte. Saber disminuir la tensión muscular, respirar de forma diafragmática o liberar nuestra mente de preocupaciones es esencial para combatir el estrés cotidiano y la ansiedad que éste nos genera.
  • Duerme 8 horas al día. La falta de sueño es uno de los principales desencadenantes del estrés. Por ello es importante darle al cuerpo el descanso que se merece para evitar así la ansiedad derivada del estrés.
  • Practica deporte. El deporte te ayudará a combatir el estrés, no sólo porque te permite desconectar y aliviar tensiones, sino porque libera en el cuerpo una serie de sustancias como las endorfinas que mejorarán nuestro carácter y nos ayudarán a aplacar mucho mejor el estrés y sus consecuencias.
  • Aliméntate de forma correcta.  El consumo abusivo de azúcar a parte de ser perjudicial para nuestra salud,  agrava los problemas de ansiedad debido a que produce un aumento de los niveles de glucosa del organismo y con ellos la actividad y la energía del cuerpo, haciendo que si padecemos episodios de ansiedad estos aumenten peligrosamente, estableciéndose una especie de círculo vicioso que nos demanda más alimento cuando ya tenemos suficiente glucosa. A su vez, el consumo de sustancias excitantes, como la cafeína o la teína, tampoco es nada recomendable ya que éstas aumentan los niveles de cortisol del cuerpo y con ello el estrés y la ansiedad.

 “Ponle freno a la ansiedad o el estrés y no permitas que se adueñe de tu vida”

¿Qué es la atención plena o Mindfulness?

mindfulness_poster_UKLa Atención plena o Mindfulness es la capacidad para llevar la atención a las experiencias que se están experimentando en el momento presente, aceptándolas y sin  emitir juicios o valoraciones.

Normalmente, solemos prestar atención a las actividades del momento sólo con una pequeña parte de nosotros mismos, mientras que la mente y los pensamientos están en otra cosa. Vivimos en el modo “piloto automático”, ocupándonos de nuestras actividades con muy poca conciencia de los detalles de nuestra experiencia del momento.

La mayoría de las personas también tenemos el hábito de recubrir nuestra experiencia con una sucesión de opiniones y juicios, casi al mismo tiempo que los acontecimientos en sí, lo que dificulta mucho el hecho de ser plenamente consciente de lo que ocurre.

Con la Atención Consciente, podemos aprender a desarrollar una conciencia exacta en cada momento de lo que es nuestra experiencia en realidad (mente plena), en vez de encerrarnos en pensamientos o en juicios acerca de esa experiencia (mente llena); siendo conscientes así de cómo nos sentimos tanto a nivel físico como emocional, y de cómo respondemos o reaccionamos ante cada situación.

Es posible que haya experiencias que no nos gusten y que no podamos cambiar, como el dolor, la enfermedad o una circunstancia difícil; pero al menos podemos darnos cuenta de cómo reaccionamos o respondemos a todo lo que nos ocurre y desarrollar estrategias para cambiar la forma de relacionarnos con nuestras circunstancias.

Condiciones para la práctica de Mindfulness:

  • Un sitio tranquilo
  • Un momento oportuno, siempre el mismo
  • Postura adecuada: Sentado encima de un cojín en el suelo con las rodillas flexionadas y apuntando al suelo, manos sobre los muslos, cabeza dejando la coronilla como la parte más alta, ojos abiertos y mirando a un punto fijo del suelo y la lengua en el paladar superior.
  • Un temporizador, para medir el tiempo de práctica.

El proceso:

  • Adopta la postura adecuada de meditación
  • Lleva la atención a la respiración, bien en el triángulo que forman nariz y labio superior o en el movimiento del tórax con cada inhalación y exhalación.
  • Aparezca lo que aparezca (sensaciones, emociones, sentimientos o pensamientos) simplemente obsérvalo y continúa atento a tu respiración.

Si quieres combatir el estrés, desarrolla la mente plena en tu experiencia del momento y deja atrás la mente llena de pensamientos, valoraciones, juicios; concéntrate en el ser y deja por un momento el hacer.

Próximamente pondremos a vuestra disposición un Taller de Mindfulness en nuestra clínica.

Desconectar del trabajo

desconectar-del-trabajoLa mayoría de las personas pasamos físicamente en el trabajo muchas horas, pero para algunas la jornada laboral no termina cuando dejan su puesto, sino que continúa en sus pensamientos durante su tiempo libre, absorbiendo la poca energía que queda para dedicar a otros quehaceres.

Si no aprendemos a desconectar y descansar en nuestro tiempo libre, poco a poco nos iremos cargando físicamente y emocionalmente,  el estrés se irá acumulando, pudiendo provocarnos agotamiento físico, insomnio, problemas gástricos y/o dermatológicos; además de un agotamiento mental, que reduciría nuestra capacidad para generar nuevas ideas (creatividad), mermaría nuestra motivación y disminuiría nuestra ilusión e interés por esforzarnos en conseguir nuevas metas.

Así, en cualquier tipo de ocupación podemos llegar a sentirnos estresad@s si no tenemos recursos que nos permitan desconectar de nuestro trabajo en el tiempo libre. Por ello, es importante conocer algunas estrategias que te permitirán prevenir y reducir el estrés así como comenzar a disfrutar de tu tiempo libre, éstas son:

  • Ubica físicamente el lugar donde las preocupaciones laborales se han de quedar. Imagínate que una vez que sales del trabajo y cierras la puerta, todas las cosas relacionadas con él se quedan atrapadas en ese espacio sin poder salir o tener acceso a la mismas hasta que no vuelvas a abrir esa puerta.
  • Aprende a Relajarte poniendo en práctica técnicas de Relajación o Respiración.
  • Programa periodos de tiempo diarios para realizar actividades que te gusten. Ten en cuenta que, aunque las vacaciones sirvan para recuperarte del estrés sufrido en el trabajo, sus efectos no van a durar mucho tiempo si no dedicas también algunos momentos durante la semana a desconectar.
  • Practica ejercicio físico.  Hacer alguna actividad física no solo facilita la distracción sino que también hace que aumente tu nivel de endorfinas, produciendo una sensación de bienestar; así como serotonina y dopamina, neurotransmisores que producen efectos antidepresivos.
  • Plantéate nuevos retos y trata de superarlos. Elige actividades que puedas dominar para que te ayuden a aumentar tu sensación de eficacia, confianza, autoestima y competencia; así como a crear nuevas habilidades y destrezas. Éstas te ayudaran a recuperar tus recursos psicológicos agotados por el estrés o a crear otros nuevos.
  • Distráete realizando otras actividades.  Cualquier actividad que te sirva para distraerte o entretenerte, como realizar tareas domésticas, cuidar de tus hijos, ver la televisión, leer un libro pueden ayudarte a desconectar y recuperarte del estrés de la jornada laboral ya que hacen que te olvides del trabajo y centran tu atención en otras cosas.
  • Establece momentos de descanso.  Procura establecer horarios para descansar y durante ese tiempo desconecta tu mente del trabajo, pensando en otras cosas agradables.
  • Despégate de la tecnología. Procura desconectar tu móvil laboral en las horas libres y evita usar el ordenador si  éste lo utilizas como instrumento de trabajo. Recuerda que nadie es indispensable en su puesto laboral y que hay otras cosas igual o más importantes en tu vida que el trabajo.
  • Disfruta de la compañía de otras personas. Pasa un rato en familia o con la pareja, queda con amigos, etc. Mantén contacto con personas con las que disfrutas de su compañía.

“No permitas que tu trabajo te absorba todo tu tiempo para disfrutar de tu vida”