Curso intensivo de hábitos y técnicas de estudio

¿Tu hijo ha suspendido? ¿Crees que su capacidad no se ve reflejada en los resultados académicos? ¿Se organiza mal? Una de las causas más frecuentes del fracaso escolar es precisamente no saber cómo estudiar. Es posible que tus hijos no tengan un buen hábito de estudio o no sepan cuál es la técnica que necesitan para asimilar y poner en práctica los conocimientos que den en clase, y como consecuencia sus resultados no sean buenos.

Desde la clínica Isabel Menéndez Benavente les ofrecemos la posibilidad de realizar un curso intensivo de hábitos y técnicas de estudio para que la verdadera capacidad y esfuerzo de sus hijos se vean reflejados en las notas.

En el curso enseñaremos cómo hacer un buen resumen, esquemas, daremos trucos para controlar el nerviosismo antes de los exámenes, mostraremos cómo organizarse de la manera más eficiente… En resumen, enseñaremos cómo estudiar para que los alumnos estén más motivados y tranquilos a la hora de enfrentar sus exámenes y los ayudaremos a conseguir unos resultados acordes a su verdadera capacidad.

Cómo concentrarse mejor en el estudio

habitosdeestudio“¡No puedo concentrarme!” esta es la queja más frecuente de la mayoría de los estudiantes que, tras varias horas de estudio, comprueban que no han aprovechado eficientemente el tiempo que han invertido.

En general, todos los estudiantes tienen capacidad para concentrarse, pero hay que entrenarla para que sea efectiva. El aprender distintas técnicas y hábitos de estudio puede corregir en gran medida las dificultades para concentrarse. Para ello tenemos que tener en cuenta los siguientes consejos:

  • Elige un buen lugar de estudio: Para evitar distracciones es esencial contar con un lugar de estudio en el te sientas a gusto, con una mesa amplia para colocar todo el material que necesites, una silla cómoda, aislado del ruido, con una temperatura agradable y con buena iluminación. En la medida de lo posible, el lugar en el que estudies ha de ser el mismo, así lo asociaremos a estudiar y reduciremos la posibilidad de pensar en otras cosas que pueden distraernos.
  • Elige el mejor horario para ti: Para ello debes de tener en cuenta cuándo te concentras mejor (por la mañana o por la noche), pero también el momento del día en el que normalmente puedes estar más tranquilo en tu lugar de estudio y las horas en las que te encuentres más descansado.
  • Prepara el material que necesites: Antes de empezar a estudiar asegúrate de tener a tu alcance todo el material que vayas a necesitar. De esta manera evitarás levantarte cada poco tiempo, evitando así distracciones.
  • Programa los descansos: Es recomendable establecer un horario estructurado que combine el descanso y el estudio. Para poder mantener la concentración se recomienda  estudiar en intervalos de 40-45 minutos y hacer un pequeño descanso de unos 10-15 minutos entre ellos para despejar la mente y prepararla para el siguiente periodo de concentración.
  • ¿Es mejor estudiar solo o acompañado?: Dependerá de cada persona. Para muchos estudiantes, la sola presencia de un compañero en el mismo espacio de estudio les distrae de su tarea. Sin embargo, para otros, resulta motivador y les incentiva a concentrarse mejor.
  • Intercalar técnicas de estudio: Conviene combinar durante la misma sesión de estudio diferentes técnicas de estudio (subrayado, esquemas, resúmenes…) que la amenicen y la hagan más interesante para el estudiante.
  • Cambia de materia: El cambiar de materia aportará al estudiante un nuevo interés y aumentará su concentración.

¡Una buena concentración y estudio es la base para obtener buenos resultados!