El semáforo: Una técnica de autocontrol

autocontrol

Es muy común que los niños actúen por impulsos, mostrando dificultades para controlar los mismos sin reflexionar y sin comprender las posibles consecuencias de sus actos.

El semáforo es una técnica efectiva para autorregular en los niños estos comportamientos impulsivos, arranques de ira o agresión. Consiste en entrenar al niño para que cuando sienta que está por caer en estos comportamientos “actúe” como lo hace un semáforo

  • ROJO para DETENERSE, es decir, quedarse quieto tal y como lo hacen los vehículos en la carretera.
  • ÁMBAR para PENSAR lo que está sucediendo y detectar posibles SOLUCIONES.
  • VERDE para ACTUAR llevando a la práctica alguna de esas opciones.

Para que el niño comprenda bien esta técnica es recomendable estimularlo, creando un dibujo de un semáforo con unas instrucciones sencillas, esto le ayudará a recordar cómo funciona.

Como instrucciones podemos poner las siguientes frases:

  • Luz Roja: ALTO, tranquilízate y piensa antes de actuar.
  • Luz Ámbar: PIENSA soluciones o alternativas y sus consecuencias.
  • Luz Verde: ADELANTE y pon en práctica la mejor solución.

Éste es el semáforo que hizo una niña en una de las sesiones, como puedes ver aparecen algunas palabras clave para hacer más comprensible la técnica y algunos motivos decorativos que la propia niña eligió para hacer más personal su semáforo. 

20161219_185812

Si quieres enseñar a tu hijo a controlar sus impulsos o ataques de ira no dudes en poner en práctica esta técnica, te sorprenderá su utilidad y eficacia. 

 

Anuncios

Una Navidad diferente.

La Navidad es una buena oportunidad para fomentar valores en los más pequeños. Es importante hacerles ver que la finalidad de esta época no es únicamente obtener regalos, sino que es la oportunidad que brinda el año a la mayoría de las personas de poder disfrutar de tiempo con sus seres queridos.

Os ofrecemos unos consejos para que nuestros niños aprendan a percibir la Navidad sin asociarla únicamente a lo material.

  1. Tiempo en familia: pasear por las calles iluminadas, acudir a una obra de teatro, jugar juntos en casa, ver una película navideña, hacer manualidades navideñas… es una época ideal para crear tradiciones y transmitirlas a nuestros hijos.
  2. La carta a los Reyes: es bueno guiarles, indicarles que no pueden excederse pidiendo, porque todos los niños tienen que recibir regalos y no pueden acaparar demasiados. 3 puede ser un buena cifra… así mismo es positivo animarles a pedir algo para los demás (hermanos, papás, abuelos…) y que finalicen su carta con un deseo que no implique algo material.
  3. Cultura e historia: puede resultarles interesante saber el por qué se coloca el árbol de Navidad, el significado de la Estrella, qué representa el Belén…
  4. Solidaridad: anímales a que colaboren en campañas de recogida de juguetes o alimentos. Es una buena época para que sean conscientes de que no todos los niños tienen la misma suerte.
  5. Colaborar: todos los miembros de la familia, en función de su edad, pueden participar de una u otra manera en la decoración navideña o en la preparación de la cena por ejemplo.
  6. Compartir: anímales a estrenar su regalo jugando con otros niños o con sus hermanos o primos.
  7. Educación: debemos aprovechar las reuniones familiares y de amigos en las que estén los niños para que sean conscientes de la importancia de respetar, ser amable y agradecido. Es mejor dejar las pequeñas disputas familiares para otro momento.
  8. Tolerancia: podemos aprovechar estas fechas para enseñarles la diversidad de fiestas que existe en el mundo. Pueden aprender que cada cultura celebra de modo diferente estas fechas y que todas resultan interesantes y se deben respetar.

arbol-navidad-foto-istockphotos_claima20161129_0264_28

Rutina para que duerman bien.

nina-abraza-oso-cama-p

Es normal que a determinada edad, por diferentes motivos, se genere un cierto temor a dormir solo. Si esta situación se prolonga en el tiempo puede originar alteraciones importantes en el clima familiar. El niño o la niña no duerme bien, con lo cual está más susceptible, los papis tampoco descansan, lo que les hace estar más irascibles y tensos, se originan “batallas” por las noches, discusiones en la pareja…

Es necesario, desde edades tempranas, inculcarles a los niños unas rutinas para conseguir unos correctos hábitos de sueño y lograr generar una sensación de seguridad que evite que surjan dificultades para dormir.

Os ofrecemos unas sencillas pautas para lograr establecer una adecuada rutina del sueño.

  1. Baño, pijama y cena. No tiene que ser en este orden, pero sí que es importante que la rutina comience siempre de la misma manera.
  2. Unos 15 minutos antes de la hora de acostarse, decirle al niño o niña que se aproxima la hora de dormir.
  3. Hacer que estos minutos previos sean tranquilos (ver unos dibujos, jugar tranquilamente, colorear…).
  4. Acostar al niño o niña con algo que le de seguridad (un peluche o cualquier objeto de su elección).
  5. Contarle un cuento, cantar una canción, hacer algún ejercicio de respiración/relajación… También se le puede hablar de algo bueno ocurrido en el día o que haya sido agradable o de algo que vaya a hacer al día siguiente.
  6. Darle las buenas noches, apagarle la luz (o dejarle una lamparita o similar) y salir de la habitación.