Mi hijo tiene celos ¿Y ahora qué?

La llegada de un nuevo miembro a la familia es motivo de ilusión y alegría, pero en ocasiones nuestros hijos pueden reaccionar de manera negativa o cambiar su comportamiento ante la presencia del bebé. Todo cambio requiere su adaptación, y aunque los celos son normales, en ocasiones podemos no ser capaces de identificarlos y seguir manteniendo rutinas que los agraven.

Algunos de los cambios que puede experimentar tu hijo son los siguientes:

  • Presencia de rabietas o lloros excesivos que parecían superados. Se encuentran en general más irritables y con cambios de humor.
  • Retroceso en comportamientos ya adquiridos, por ejemplo, en el control de esfínteres o a la hora de irse a dormir. Antes de la llegada del bebé no se hacía pis en la cama o era capaz de dormir solo y ahora vuelve a necesitar ayuda.
  • Reclama mucho más a los padres, antes era capaz de pasar horas jugando solo y ahora requiere la presencia casi constante de alguno de los progenitores.
  • Puede llegar a pellizcar, arañar o morder al recién nacido.

¿Qué podemos hacer para ayudar a nuestros hijos a estar más tranquilos?

Antes de la llegada del nuevo hermano, es importante ir preparando al niño a través de cuentos o dibujos, de manera que pueda expresar sus dudas e ir asumiendo la llegada del nuevo miembro. Una vez que el bebé haya nacido, es bueno hacer partícipe al hermano mayor de los cuidados del pequeño y reforzarle positivamente con elogios, besos o abrazos cuando nos ayude. El niño no debe sentirse desplazado o apartado, ya que eso aumentará sus celos y el rechazo hacia su hermano. Es por ello que resulta fundamental disponer de tiempo especial para él por parte de ambos progenitores, aunque es conveniente también ir introduciendo poco a poco al hermano menor en los juegos para que el niño vea que también es posible disfrutar con el nuevo miembro. Muy importante también no hacer grandes cambios en esta época que afecten especialmente al hermano mayor (dejar el pañal, comenzar la guardería…) sino hacerlos con suficiente antelación a la llegada del bebé o bien hacerlos meses después del nacimiento

En definitiva, los celos entre hermanos son un proceso normal que con el tiempo y con cariño se irán reduciendo de forma natural. Si esto no ocurre, no duden en pedir ayuda profesional.

Qué hacer si nuestro hijo no quiere ir al colegio

Tras las primeras semanas del curso es importante tratar un tema que a menudo angustia a los padres y hace sufrir al niño: no quiere ir al cole. En ocasiones los niños afirman tener dolores de barriga, de cabeza, vomitan o tienen rabietas incontrolables cuando se acerca la hora o el día de acudir al centro escolar. Todas ellas son señales de alarma que deben ser tenidas en cuenta. Nuestra psicóloga Isabel Menéndez nos da unos cuantos consejos para poder solucionar este problema en el siguiente vídeo.

Si tras poner en práctica estas pautas la sintomatología persiste en el tiempo, el niño puede llegar a desarrollar una fobia escolar, por lo que no debemos dudar en buscar ayuda profesional lo antes posible.

Economía de Fichas

La economía de fichas es una técnica eficaz para instaurar conductas positivas en nuestros hijos, como conseguir que hagan su cama, recojan los juguetes, se duchen solos, hagan los deberes a una determinada hora, etc. Es una herramienta muy útil para que aprendan a tener paciencia y a manejar la impulsividad, además de servir de estímulo para realizar tareas menos motivantes o que pueden considerar aburridas.

Estos son los pasos para llevar a cabo esta actividad:

  • Hacer una pequeña lista con los comportamientos que queremos modificar en nuestros hijos, tres o cuatro serían suficientes para evitar confusiones o sobrecarga.
  • Elaborar a su vez con los hijos otra lista con los premios asignados a cada comportamiento procurando que sean proporcionales.
  • Establecer los “puntos” o “fichas” que se conseguirán por la realización de dichas conductas. Por ejemplo, cada vez que haga la cama obtendrá dos puntos.
  • Establecer las fichas o puntos necesarios para la obtención de cada premio. Por ejemplo, seis puntos equivalen a un helado.
  • En un primer lugar es conveniente poner uno o dos comportamientos fáciles de modificar para que el niño se motive y vea que es capaz de conseguir los premios, para más adelante ir introduciendo tareas más complejas o que requieran más puntos.
  • Es importante que los premios no sean siempre materiales, también se deben proponer actividades para realizar con los padres o hermanos: ir a la piscina, de excursión, al cine, jugar con mamá o papá, traer un amigo a casa, etc.

Si aún así los niños no son capaces de controlarse, se niegan reiteradamente a cumplir las tareas o se muestran excesivamente retadores es importante buscar ayuda profesional.

Un juego para enseñar las emociones

Os presento un juego online para trabajar la inteligencia emocional en los niños desde muy pequeños. El juego consiste en girar una ruleta en la que se encuentran las emociones más importantes (alegría, tristeza, miedo, sorpresa, asco, etc) y una vez que la flecha señala una emoción, se trataría de seleccionar la situación en la que el niño cree que se presenta esa emoción, de entre dos opciones.

ruleta de emociones

Os animo a que probéis el juego pinchando aquí y me contéis qué os parece.

 

 

¿Cómo puedo hacer que mi hijo se relaje?

relajaciónLos niños, al igual que los adultos, pueden experimentar nerviosismo, ansiedad y/o estrés generalizado o ante alguna circunstancia concreta. Por ello, es importante enseñarles técnicas para que aprendan a relajarse y, una de ellas, es la Relajación en Imaginación.

En general, los niños siempre han tenido una buena capacidad para imaginar escenas o situaciones concretas, así que ¿Por qué no utilizar esa virtud para conseguir un estado de relajación?

Con este objetivo se utilizan historias como la siguiente. En este caso, una estrella recorre su cuerpo y allá por donde pasa hace que esa zona se relaje.

Preludio de la Estrella

“Quiero que veas ahí arriba, por encima de tu cabeza, una estrella muy, muy bonita. Quieres mucho a esa estrella porque sólo es tuya. Puede ser del color que más te guste …, a lo mejor la ves morada, o de color rosa…, o azul…, o amarilla…¿O es de lunares? ¿O es de plata? Como esa estrella es sólo tuya, puede ser del color que escojas, o de muchos colores, si quieres.

Esa estrella tuya está llena de luz blanca, una luz blanca preciosa, brillante y resplandeciente. Quiero que veas esa luz bajando hacia ti como un río hasta que te llega a la parte alta de la cabeza. Y ahora, quiero que lleves esa luz pura por dentro de la cabeza y la bajes por todo el cuerpo hasta que te llenes de esa maravillosa luz blanca.

Siente la luz bajándote por los brazos, hasta el final, hasta que notes que te llega a las manos y que te llena todos los dedos, uno a uno.

Siente esa luz que te baja por el pecho, por el estómago, por la tripa, hasta abajo, y llega a las piernas y cuando notes que ha llegado, sigue bajándola hasta que alcance los pies, y luego siente la luz que inunda también los dedos de los pies, uno a uno.

Ahora, quiero que mires dentro de tu corazón y que lo llenes de amor por toda la gente y los animales del mundo. ¿Ves cómo el corazón se te hace cada vez más grande? Se agranda porque lo tienes lleno de amor por la gente, por los animales y por ti, claro.

Ahora, tu ángel de la guarda está esperándote para envolverte con sus alas doradas, que te protegen y llevarte a un jardín. El ángel tiene unas alas muy grandes y suaves, como las plumas. Todo el mundo tiene su ángel de la guarda, el tuyo te cuida y te protege siempre, por eso nunca estás sola. Es importante que no lo olvides y que sepas que siempre hay alguien que te quiere y que vela por ti.

Ahora, el ángel de la guarda te acompaña a un jardín que es sólo para ti, pero antes de entrar quiero que mires ese árbol grande que hay fuera. Ese árbol se llama árbol de los problemas. Quiero que cuelgues en el árbol cualquier cosa que te preocupe… El árbol guardará los problemas que tengas con tus amigos o con tu familia. El árbol acepta todo lo que quieras colgar en sus ramas.

Tu ángel de la guarda está abriendo la verja para que entres y, cuando entras, descubres unos colores como no habías visto en la vida. Empápate de la belleza de las flores, de sus colores, de su tacto…, aspira su olor. La hierba es de un verde vivo y el cielo de un azul precioso, con nubecillas blancas que parecen ovejitas. En tu jardín todo está muy tranquilo; reinan el amor y la armonía.

Quiero que veas, flotando por encima de tu cabeza, una estrella muy, muy bonita. La estrella está llena de una maravillosa luz blanca. Ahora, lleva la luz blanca de la estrella por dentro del cuerpo hasta que sientas que te corre por todas partes, y que tienes el corazón rebosante de amor por toda la humanidad y por todos los animales grandes y pequeños.

El ángel de la guarda está esperándote para envolverte con un manto dorado y protegerte, y para llevarte al árbol de los problemas. Deja en el árbol todo lo que te preocupe, y entonces el ángel abrirá la verja y te llevará a tu jardín.

El jardín está lleno de flores maravillosas; la hierba y los árboles son de color verde esmeralda, el cielo es azul intenso con nubecillas blancas…”

Los Psico-Consejos de Isabel

 

psico-consejos

Cómo ayudar a un niño con tics

  • Asegúrese de que su hijo tenga tiempo libre para divertirse todos los días.

  • Si su niño es excesivamente autocrítico, elógiele más y recuérdele que debe ser un buen amigo de sí mismo.

  • Identifique y elimine las circunstancias que hacen que su hijo sienta presión.

  • No haga caso de los tics cuando se presentan.

  • No hable acerca de los tics cuando éstos no se presentan.

“Medicina Tv”: Indicadores de la depresión infantil

depresioninfantil

Hoy nuestra psicóloga Isabel Menéndez Benavente nos habla de la “Depresión Infantil“. ¿Cuáles son los indicadores en los niños? ¿Qué diferencias existen con los síntomas de depresión de los adultos? ¿Cuáles son las causas? ¿Cómo se puede intervenir?

Para visualizar el vídeo, pincha en el siguiente enlace: Depresión infantil, señales de alerta y posibles causas