Cómo afrontar la pérdida de un ser querido

La pérdida de un ser querido puede ser algo devastador y traumático. Cada persona reacciona de una determinada forma ante un hecho que puede llegar a marcar un antes y después en nuestra vida, pero estos consejos pueden ser de utilidad para asumir la pérdida y poder seguir adelante:

  • Lo más importante es aceptar nuestros sentimientos, y tomarnos el tiempo que necesitemos. A menudo la gente de nuestro alrededor, con la mejor intención, nos pregunta de forma reiterada qué tal nos encontramos y tratan de animarnos con frases como “no llores más”, “el tiempo todo lo cura”, “sé fuerte”, etc. Sin embargo, es sano y necesario llorar, desahogarnos y aceptar una tristeza que nos acompañará una larga temporada. No debemos poner fecha al duelo, sino dejar que este se vaya desarrollando de forma natural, aunque lo habitual es que dure unos dos años.
  • Es importante hablar sobre el ser querido, recordar los buenos momentos con esa persona. Si nos resulta complicado hablar, podemos escribir o simplemente recordar experiencias positivas, que nos ayudarán a paliar poco a poco el sufrimiento. Hay personas que deciden incluso dejar de nombrar a la persona fallecida y rehuyen hablar sobre ella, evitan sus actividades o lugares favoritos. Esta actitud puede ser normal en los primeros momentos tras la pérdida, pero si con el paso del tiempo se mantiene puede obstaculizar el proceso del duelo, evitando que este pueda resolverse.
  • Es importante también marcarse pequeños objetivos una vez pasado el dolor inicial, retomar poco a poco la rutina, con el fin de evitar el aislamiento y poder conectar nuevamente con nuestros familiares, amigos y compañeros.
  • Si notamos que pasado un tiempo considerable, el dolor sigue siendo insoportable y no conseguimos avanzar en nuestra vida, es necesario acudir a un profesional que nos ayude a aceptar la pérdida. No se trata de superarla, algo realmente difícil en ciertos casos, sino aprender a vivir con ella y poder vivir en paz.

Nuestra psicóloga Isabel Menéndez nos habla también de la culpa y cómo hablar con nuestros hijos sobre la muerte de un familiar en el siguiente vídeo.

Afrontar la pérdida de un ser querido

dueloDurante nuestra vida nos preparamos para hacer frente a algunas circunstancias adversas, sin embargo, hay acontecimientos para los que una persona nunca está preparada y uno de ellos es afrontar la pérdida de un ser querido.

Cuando una persona sufre la pérdida de un ser querido pasa por un proceso de adaptación emocional o Duelo durante el cual suele experimentar una serie de Reacciones Psicológicas (ansiedad, tristeza, dificultad para concentrarse,…), Físicas (pérdida de apetito, dificultad para dormir, falta de energía,…), Sociales (aislamiento social, cambio en los roles familiares,…) y de Conducta (retraimiento, abandono de actividades,…).

Durante este proceso de adaptación, la persona pasa por diferentes Fases pudiendo haber avances y retrocesos de unas etapas a otras. Estas fases son:

  • Fase de la Negación de la Pérdida: En un primer momento, la noticia de la pérdida de un ser querido es tan dolorosa que nuestra mente recurre a la negación de la realidad del hecho (“No puede ser”, “Es imposible que haya pasado”…) como una forma de protegerse y ganar tiempo para la posterior adaptación.
  • Fase de la Rabia y Culpa: La Persona se hace consciente de la realidad del suceso pudiendo sentir rabia contra Dios, los médicos, los familiares u otras personas debido a la injusticia de lo que ha ocurrido. A veces, incluso, puede llegar a enfadarse con la persona fallecida o culpabilizarse a sí misma por no haber hecho nada para evitarlo.
  • Fase de la Tristeza o Desesperación: Cuando cesa la rabia, aparece la sensación de pérdida ante la cual es normal sentirse triste, deprimido, preocupado, solo, sin interés por nada y con un gran vacío. En esta etapa, se suele pensar en aquellas cosas que no se dijeron a la persona querida.
  • Fase de Aceptación y Restablecimiento: Poco a poco, la aceptación de la realidad permite despedirse definitivamente de la persona querida y el vacío anterior es remplazado por su recuerdo cariñoso, que ya no nos produce tanto dolor y que nos permite seguir con nuestra vida.

Si estás pasando por un proceso de duelo, algunas de las siguientes Estrategias pueden ayudarte a Afrontar la Pérdida:

  • Habla sobre el fallecimiento de tu ser querido con otras personas para poder comprender qué ha sucedido y aceptar la realidad de la pérdida.
  • Acepta tus sentimientos. Después de la muerte de alguien cercano, es normal experimentar diferentes emociones.
  • Cuída de ti mismo y de tu familia. Come bien, sigue con tus actividades diarias y descansa, eso te ayudará a seguir adelante.
  • Ayuda a otras personas que estén afrontando la pérdida, te hará sentir mejor contigo mismo y tendrás la oportunidad de compartir recuerdos sobre la persona fallecida.
  • Celebra la vida de tu ser querido recordando los momentos agradables que viviste y disfrutaste a su lado.

“No olvides que en nuestros recuerdos una Persona puede vivir eternamente”