Cómo creer en uno mismo

creerentiEn muchas ocasiones no luchamos por lo que queremos porque no creemos que seamos capaces de conseguirlo o porque tenemos miedo de fracasar en nuestras metas y esto a menudo es el resultado de no creer en nosotros mismos.

Creer o confiar en tí mismo es tener seguridad de ti, saber que eres valioso, que tienes mucho que ofrecer y que eres capaz de manejar cualquier situación que se te presente en la vida. Pero, ¿Cómo conseguirlo? Los siguientes consejos pueden ayudarte a tener más confianza en ti:

  • Quiérete por lo que eres. No trates de ser alguien distinto ni te sientas mal por tus defectos. Tú eres tú y no puedes ser ninguna otra persona. Podrías cambiar ciertas cosas de ti o mejorar en lo que consideres importante, pero no serás feliz si te fuerzas a ser alguien o algo que no eres.
  • Reconoce tus habilidades. Es probable que no las reconozcas de inmediato, pero ten por seguro que las tienes. Una manera de reconocerlas es observar aquello que te resulta fácil hacer o aquello por lo cual te halagan los demás. Cuando veas todo lo que haces bien, te sentirás más cómodo haciendo otro tipo de actividades.
  • Enfréntate a nuevos desafíos. Crea oportunidades para demostrarte a ti mismo que eres más de lo que actualmente crees que eres. En ocasiones, sentimos que no debemos hacer algo nuevo, porque nos podría salir mal. En lugar de ello, date la libertad de intentar hacerlo aunque te equivoques. Si nunca intentas cosas nuevas, nunca serás capaz de progresar.
  • Aprende de tus errores. En lugar de ver tus errores como fracasos, considéralos como oportunidades para aprender. Si te equivocaste una vez, te será más fácil saber qué tienes que hacer en la siguiente ocasión.
  • Habla con quienes te quieren. Si realmente te cuesta apreciar todo lo maravilloso de ti, siempre tendrás la posibilidad de hablar con alguien que te quiere. En ocasiones, nos cuesta ver nuestras virtudes, pero quienes nos quieren no tendrán problemas para hacerlo.
  • Ayuda a los demás. Al hacerlo tendrás una mejor perspectiva de tus capacidades y te ayudará a sentirte mejor contigo mismo.

“Todo es posible cuando crees en ti mismo”

Anuncios

Cómo tomar una buena decisión

Tomar-una-decisiónCuando nos encontramos ante una situación difícil en nuestra vida personal o laboral, tomar una decisión puede ser algo que nos cause estrés, ansiedad o desánimo. Por ello, en algunas ocasiones, evitamos tomar una decisión y preferimos enfocarnos en cosas que nos hacen sentir cómodos. Sin embargo, si no tomamos una decisión, el problema seguirá ahí y  no nos permitirá progresar.

En general, las razones por las que nos cuesta tanto decidir son:

  • El Miedo de equivocarnos y tomar una mala decisión. Sin embargo, la opción perfecta no existe y que el verdadero fracaso es no decidir.
  • La inseguridad. Creemos que antes de tomar una decisión se deben saber todas las posibles consecuencias y opciones pero no siempre se pueden conocer todas y decidir es afrontar la incertidumbre sobre cual será el resultado de nuestras decisiones.
  • La falta de hábito. Si no estamos acostumbrados a tomar decisiones nos costará aún más hacerlo. Por ello, para ejercitarnos podemos tomar decisiones sencillas (a qué restaurante ir, qué ropa ponernos…) pero con frecuencia.

Así, ¿Qué pasos podemos seguir para tomar un decisión?

  • Define tus objetivos. Define exactamente cuáles son los objetivos que quieres conseguir frente a tu decisión y ordénalos por importancia.
  • Busca alternativas. Escribe todas las opciones que tienes sin valorarlas.
  • Valora las consecuencias. Escribe las posibles consecuencias positivas y negativas de cada una de las alternativas.
  • Evalúa las posibilidades. Evalúa las consecuencias positivas y negativas de cada opción y quédate con las opciones que más beneficios te den y menos desventajas ocasionen en base al objetivo que quieres lograr.
  • Mitiga las consecuencias negativas. Piensa en todas las posibles consecuencias negativas y escribe las diversas formas que puedes mitigarlas o eliminarlas.
  • Toma la decisión. En base a todos los pasos anteriores, elije la mejor opción de todas y una vez que has decidido, evita mirar atrás ni reevaluar las decisiones hasta que hayas puesto en practica la decisión tomada.

 

“Decidir es darle la dirección que quieres a tu vida”