Los Psico-Consejos de Isabel: Cómo castigar

psico-consejos

Cómo castigar de manera efectiva

  • Elija un castigo que realmente lo sea para su hijo, que reduzca la conducta no deseada o  disminuya la probabilidad de que se repita
  • Use el castigo con moderación, si lo usa muy a menudo el niño se habitúa y no es efectivo
  • Aplique el castigo en combinación con el refuerzo de conductas adecuadas.
  • No retrase el castigo, si lo va a castigar hágalo tan pronto como sea posible después de la mala conducta.
  • Explique siempre las consecuencias, el niño debe saber cuales son las conductas inadecuadas y lo que va a ocurrir si continúa perseverando.
  • Sea firme, el castigo debe darse siempre y en cada ocasión en que ocurra la conducta inadecuada.
  • No amenace en vano, no amenazar al niño con castigarle y luego no seguir adelante.
  • Dé una oportunidad para la buena conducta, para demostrar lo que ha aprendido.

 

 

Anuncios

Los Psico-Consejos de Isabel

 

psico-consejos

Cómo ayudar a un niño con tics

  • Asegúrese de que su hijo tenga tiempo libre para divertirse todos los días.

  • Si su niño es excesivamente autocrítico, elógiele más y recuérdele que debe ser un buen amigo de sí mismo.

  • Identifique y elimine las circunstancias que hacen que su hijo sienta presión.

  • No haga caso de los tics cuando se presentan.

  • No hable acerca de los tics cuando éstos no se presentan.

Relajación con Realidad virtual

En una entrada anterior os hemos presentado el Psious, una herramienta de exposición de realidad virtual para la intervención en diferentes trastornos (ver entrada), entre los que se encuentran los Trastornos de Ansiedad.

Hoy os voy a hablar de algunos entornos que permiten sumergir al paciente en una situación que le transmite paz y tranquilidad y en la que se trataría de que éste pusiera en práctica técnicas de relajación como la relajación muscular o la respiración diafragmática, que se le han enseñado previamente.

Según las características y gustos del paciente se escogería el entorno más propicio para generar un estado de relajación de entre los siguientes: El mar, una isla paradisíaca, una pradera, una cala, playas, embarcaciones, parques nacionales, etc.

IMG_20180927_180537

Paciente en el entorno de la playa mientras practica respiración diafragmática

 

¿Qué os parece este método novedoso para practicar técnicas de relajación?

 

 

 

 

 

Insatisfacción con el presente

insatisfaccion-personal-1Todos en el algún momento hemos pensado en el futuro y en cómo nos gustaría estar dentro de unos años. Quizás habremos pensado en independizarnos, casarnos, tener hijos, conseguir un buen puesto de trabajo, vivir en tal ciudad,…Aunque cuando nuestras expectativas no se cumplen y el presente es muy diferente al futuro que habíamos deseado podemos sentirnos insatisfechos.

La insatisfacción es un sentimiento que aparece cuando las cosas que tenemos o que hemos conseguido no nos parecen suficientes o no cubren por sí mismas nuestras expectativas. Este sentimiento es positivo ya que nos impulsa a progresar en nuestros objetivos pero se convierte en un problema cuando es muy intenso, se mantiene en diferentes momentos o interfiere de manera significativa en nuestra vida.

En muchas ocasiones, nos sentimos insatisfechos porque estamos dando una explicación negativa a nuestro pasado, presente o futuro, minimizando nuestra capacidad para afrontar las dificultades y mejorarlo. Pero esa actitud se puede cambiar si sigues los siguientes consejos:

  • Esfuérzate en encontrar las ventajas de tu situación. Cuando algo no te satisfaga demasiado en lugar de buscar los defectos y problemas, busca los beneficios de esta situación.
  • Establece objetivos y metas realistas. Piensa en las cosas que deseas conseguir y céntrate en aquellas que dependen de ti y que puedes obtener si te implicas y esfuerzas.
  • Destierra los objetivos improbables o imposibles. Acepta que existen circunstancias que no están bajo tu control. Si constantemente estás pensando en todas aquellas cosas que son imposibles o improbables de conseguir (ser millonario, famoso, etc) es difícil que sigas teniendo energía y motivación para conseguir aquellas que si puedes.
  • Cree en tí e implícate en conseguir tus objetivos. Si no crees en tus posibilidades y capacidades para conseguir tus propósitos será muy difícil que te esfuerces en conseguirlos.
  • Supera las dificultades. Es probable que en el proceso de cumplir tus objetivos aparezcan dificultades. Por ello, cuando eso suceda, no pienses en los problemas sino en cómo solucionarlos.
  • Recompénsate y alábate por cada pequeño logro que consigas y que te acerque a tu objetivo.

Consejos para la vuelta al cole.

 

vuelta-al-coleVolver a la rutina no sólo es duro para los adultos. Para los niños también es un momento estresante y puede hacer que presenten apatía, ansiedad, irritabilidad o falta de atención.

Hoy os ofrecemos unos consejos para hacer más llevadera la vuelta al cole de los más pequeños:

  • Motivarles: hablarles de todos los aspectos positivos de volver al colegio, evitando trasladarles nuestra propia desidia o poca gana de retomar la rutina. Preparar con antelación el material escolar, decirles que se van a reencontrar con los amigos, conocer nuevos compañeros, recordarles lo bien que lo pasan en el recreo… potenciar todo lo bonito del primer día de clase.
  • Establecer rutinas: una semana o dos antes de la vuelta a clase oficial, es recomendable ir adaptando los horarios para que los madrugones no cuesten tanto y así puedan crear los hábitos escolares más rápidamente.
  • Alimentación y descanso: acudir al colegio tras un buen desayuno y las suficientes horas de descanso es muy importante. De esta manera evitaremos que los niños se muestren cansados y sin energía
  • Actividades extraescolares: se pasan muchas horas en el colegio y suelen tener una importante carga de deberes. No es recomendable saturarles con actividades extra, aunque si les es posible compaginar las clases con alguna actividad, es importante que sea una que les agrade y a la que acudan por gusto y no por imposición.
  • Lloros: si tu hijo o hija acude por primera vez a un centro, sea guardería o colegio, puede darse la situación de que se ponga a llorar al ver que se queda en clase con los compañeros. Para evitar que esto se convierta en un hábito, la persona que acompañe al niño o niña debe no prestar atención a los lloros, evitando quedarse más tiempo del necesario en la puerta de clase o del colegio y sin transmitirles nuestra preocupación por el momento de la despedida. Hay que evitar el drama. Simplemente se les debe explicar que a la salida estará mamá, papá o la persona encargada de recogerle. Es importante ser puntual a la salida, y recibirlos contentos y mostrando interés por lo que cuenten acerca del colegio, reforzando los aspectos positivos y obviando los negativos.

Rutina para que duerman bien.

nina-abraza-oso-cama-p

Es normal que a determinada edad, por diferentes motivos, se genere un cierto temor a dormir solo. Si esta situación se prolonga en el tiempo puede originar alteraciones importantes en el clima familiar. El niño o la niña no duerme bien, con lo cual está más susceptible, los papis tampoco descansan, lo que les hace estar más irascibles y tensos, se originan “batallas” por las noches, discusiones en la pareja…

Es necesario, desde edades tempranas, inculcarles a los niños unas rutinas para conseguir unos correctos hábitos de sueño y lograr generar una sensación de seguridad que evite que surjan dificultades para dormir.

Os ofrecemos unas sencillas pautas para lograr establecer una adecuada rutina del sueño.

  1. Baño, pijama y cena. No tiene que ser en este orden, pero sí que es importante que la rutina comience siempre de la misma manera.
  2. Unos 15 minutos antes de la hora de acostarse, decirle al niño o niña que se aproxima la hora de dormir.
  3. Hacer que estos minutos previos sean tranquilos (ver unos dibujos, jugar tranquilamente, colorear…).
  4. Acostar al niño o niña con algo que le de seguridad (un peluche o cualquier objeto de su elección).
  5. Contarle un cuento, cantar una canción, hacer algún ejercicio de respiración/relajación… También se le puede hablar de algo bueno ocurrido en el día o que haya sido agradable o de algo que vaya a hacer al día siguiente.
  6. Darle las buenas noches, apagarle la luz (o dejarle una lamparita o similar) y salir de la habitación.

Autocontrol infantil: la técnica del volcán.

Definimos el autocontrol como la capacidad para dirigir nuestra conducta en el sentido deseado, es decir, gestionar nuestras emociones de la manera más adecuada para poder evitar o minimizar consecuencias negativas de nuestros actos.

El autoncontrol no es innato, es una cualidad que se va adquiriendo y es un aspecto muy importante a trabajar en la infancia, especialmente en el caso de los niños con alta impulsividad.

La edad ideal para comenzar a trabajar el autocontrol es a partir de los 2 años, cuando se adquieren habilidades verbales y su capacidad cognitiva ya les permite interiorizar normas y asociar situaciones-acciones.

Existen numerosas técnicas para trabajar de manera lúdica con los niños el autoconocimiento emocional. Hoy os hablamos de una que solemos emplear en las sesiones en grupo con los más pequeños.

Se trata de la técnica de volcán. Este ejercicio consiste en establecer un símil entre la erupción de un volcán y la sensación de calor interno que experimentan muchos niños antes de perder el control y estallar en enfado o rabieta.

En nuestro caso, lo que hacemos es explicarles a los niños que cuando existe algo que no nos gusta y nos empezamos a enfadar, empezamos a experimentar en nuestro vientre un ligero calor, como si se empezara a calentar la lava de un volcán. Según va pasando el tiempo, y si no sabemos cómo apagar el fuego del volcán, la lava se pone a hervir y erupciona, estalla y puede quemar todo. Se trata de que los peques aprendan a identificar situaciones que les alteran y también las conductas inadecuadas que realizan. Es aconsejable combinar esta técnica con la respiración o con la cuenta hasta 10 o 20 para que el niño aprenda a gestionar la emoción y no reprimirla. Deben tener claro que enfadarse no es malo, siempre y cuando sepamos qué hacer con ese enfado.

Dibujamos un volcán de ejemplo, para que luego cada niño dibuje el suyo y lo coloree de la manera que más le apetezca. En la base del volcán ponemos las “cosas que me enfadan” y en la zona superior, como si fuera la lava, las “cosas que pasan cuando me enfado” . Al hacerlo en grupo, se facilita la expresión de situaciones y conductas inapropiadas, ya que de esta manera se dan cuenta de que a más niños les pasa lo mismo en ocasiones.

 

IMG_3139

IMG_3140 (1)

Existen numerosas técnicas para trabajar con los niños,  se debe tener en cuenta las características de cada uno para poder ofrecerle aquella que más útil le pueda resultar.