Miedo a dormir solo

psico-consejos

Miedo a dormir solo

  1. El miedo y los despertares nocturnos son normales en la primera infancia. 
  2. No ridiculices, ni minimices sus temores. Habla claramente con él, dile que es normal que los tenga pero que se pueden controlar.
  3. Trata de entender sus llantos, distinguir cuando realmente tiene miedo o cuando está tratando de manipularnos porque no quiere ir a la cama.
  4. Establece una rutina a la hora de dormir. 
  5. Leerle o contarle un cuento, es fundamental.
  6. El juego ayuda a desdramatizar el miedo. Jugar al escondite en la habitación oscura con papá y mamá, a la gallinita ciega, le hará relacionar la oscuridad con el juego, le hará enfrentarse a los monstruos que le aterrorizan.
  7. No cierres la puerta si no quiere y deja una pequeña luz en su habitación, las que se gradúan pueden ser una solución hasta conseguir apagarla totalmente.
  8. Si el niño se resiste a quedarse solo, vete aumentando cada vez el tiempo fuera de la habitación hasta que se vaya durmiendo…
  9. Si le das seguridad a tu hijo, si confía en ti, le das estabilidad afectiva, tendrá menos miedos. 
Anuncios

Mi hijo aún se hace pis

enuresis-600x577Llamamos Enuresisincontinencia urinaria a la emisión repetida de orina de manera involuntaria durante el día o en la cama por la noche. Para que sea considerado un problema debe producirse por lo menos dos veces al día durante un mínimo de tres meses consecutivos y en niños mayores de 4 años,  edad en la que se considera que ya son capaces de controlar su vejiga.

Entre las causas del problema suele estar el no haber aprendido bien a controlar la micción durante los primeros años de aprendizaje o el dormir profundamente y no despertarse cuando su vejiga se llena. A veces también puede estar relacionado con situaciones de estrés como la separación o divorcio de los padres, el fallecimiento de un familiar, el cambio de residencia, el nacimiento de un hermano, debido a accidentes e intervenciones quirúrgicas, ante abusos sexuales, hospitalizaciones, etc.

Algunas recomendaciones que los padres con niños que presenten este problema deben de tener en cuenta son las siguientes:

  • No prive a su hijo de la ingesta de líquidos para evitar la producción de orina.  El niño debe beber cuánto le pida el cuerpo y producir una cantidad de orina normal. Sólo así se acostumbrará a ejercitar su capacidad de retenerla.
  • No debemos de insistirle para que vaya al baño sin necesitarlo porque de esta manera no cogerá el hábito de acumular cierta cantidad de orina y retenerla, aunque sí es aconsejable que acuda al baño antes de acostarse, y si aún así sigue mojando la cama, se ha de despertarlo una vez, hacia la mitad de la noche, para que orine.
  • Es muy adecuado que el niño practique ejercicios que le ayuden a aumentar la capacidad de su vejiga. Cuando el niño tenga ganas de hacer pis, que vaya al cuarto de baño, se siente en la taza y retenga la orina durante 30 segundos. Una vez que haya empezado a orinar, le pediremos que contenga la orina unos segundos, varias veces.
  • Debemos de reforzar y alabar cada vez que consiga mantenerse seco durante el día o la noche.
  • Si aún así el problema no remite, no dude en consultarnos.

 

 

 

Cómo afrontar un ataque de ansiedad

ataque-panicoLa Ansiedad es una emoción adaptativa que nos prepara para responder mejor ante situaciones de peligro potencial, pero cuando ésta se manifiesta con excesiva frecuencia, intensidad, duración o en ausencia de tales situaciones, puede convertirse en patológica. Esto es lo que ocurre en los Ataques de Ansiedad.

Pero, ¿Qué es un Ataque de Ansiedad o Pánico? Es la aparición súbita e inesperada de un miedo o temor intenso de corta duración y sin razón aparente. Durante este episodio, la persona manifiesta síntomas físicos como palpitaciones, sudoración, escalofríos o sofocos, sensación de ahogo, temblores, mareos, dolor en el pecho y nauseas; y síntomas emocionales como sensación de irrealidad, temor a perder el control, volverse loco o morir.

Las personas que han experimentado un ataque de pánico suelen desarrollar una ansiedad anticipatoria, es decir, una actitud de expectación o preocupación constante por el temor a que las crisis se repitan, que suele generar cambios en su comportamiento haciendo que eviten aquellas situaciones o lugares que asocian con mayores probabilidades de tener nuevos episodios, o con una mayor dificultad de huir o de recibir ayuda en caso de una nueva crisis, lo que se denomina Agorafobia.

Así, para Prevenir o Afrontar un Ataque de Ansiedad es necesario tener en cuenta las siguientes Recomendaciones:

  • Intenta no pensar en lo que te está ocurriendo y distráete pensando o haciendo otras cosas.
  • Ante un ataque de pánico solemos hiperventilar, es decir, respirar de forma más rápida y superficial haciendo que aumente la cantidad de oxígeno en nuestro cuerpo y disminuya la de CO2. Por ello, es importante que respires lenta y profundamente, reteniendo durante unos segundos el aire y expulsándolo muy poco a poco.
  • Cambia los pensamientos negativos o catastróficos por otros más ajustados a la realidad:

– “Va a darme un infarto” por  “Si fuese un infarto el corazón se pararía de golpe; que vaya tan rápido es justo lo contrario”
– “Voy a desmayarme” por “Me ha bajado la tensión, por eso tengo esta sensación”
– “Me estoy ahogando” por  “Estoy tomando demasiado oxígeno, justo lo contrario al ahogo”
– “Me siento enfermo, voy a vomitar” por  “Voy a empezar a respirar profundamente para encontrarme mejor”
– “Estoy volviéndome loco” por “Estar loco implica estar fuera de la realidad, yo por el contrario soy excesivamente consciente de lo que ocurre”
– “Veo luces, estoy perdiendo la razón” por “Mi organismo reacciona ante el peligro haciendo que mis pupilas se dilataden para ver mejor, por eso veo luces”

  • Practica frecuentemente técnicas de relajación, como la Relajación Muscular o la Respiración diafragmática, para estar más tranquil@.
  • Expónte a aquellas situaciones o lugares que evitas, así podrás comprobar que, en algunas ocasiones,  el ataque de pánico no aparece;  y si aparece, la ansiedad va poco a poco disminuyendo sin que te ocurra nada.

¡No permitas que la ansiedad o el miedo paralice tu vida!