Dislexia: qué es y la importancia de la detección precoz

Ayer 8 de octubre, fue el Día Internacional de la Dislexia, trastorno del aprendizaje que afecta especialmente a la lectoescritura. Un niño que tenga dislexia tiene muchas probabilidades de tener fracaso escolar si no se detecta a tiempo, ya que todo su aprendizaje se verá condicionado y es posible que no consiga superar los objetivos requeridos para finalizar sus estudios o no sea capaz de optar a las salidas profesionales que hubiera deseado.

Estos niños pueden ver seriamente afectada su autoestima y su desarrollo emocional: creen que son “tontos”, se desaniman, les cuesta concentrarse y no entienden por qué sus compañeros son capaces de seguir el ritmo normal del curso y a ellos les cuesta tanto. A menudo son etiquetados como personas vagas o perezosas que no ponen interés en los estudios o simplemente se considera “que no valen para estudiar”. Esto les frustra enormemente y pueden acabar padeciendo también trastornos depresivos o de ansiedad.

Es por ello que resulta tan importante estar atentos a la lectura y escritura de nuestros hijos, pero también reforzar y cuidar su estado emocional una vez detectado el trastorno, especialmente en los casos de detección tardía. Actividades para aumentar la autoestima, pensamientos positivos, resolución de problemas o expresión de emociones son buenas armas para luchar contra este trastorno que tanto puede influir en la vida de nuestros hijos.

En el siguiente vídeo, nuestra psicóloga Isabel Menénendez nos da las claves para poder detectarla a tiempo y dar así la oportunidad a los niños de poder desarrollarse de una forma plena. De esta forma podrán escoger llegado el momento a qué quieren dedicar su vida con todas las garantías de que su aprendizaje se llevará a cabo de la manera más eficiente posible.