Una Navidad diferente.

La Navidad es una buena oportunidad para fomentar valores en los más pequeños. Es importante hacerles ver que la finalidad de esta época no es únicamente obtener regalos, sino que es la oportunidad que brinda el año a la mayoría de las personas de poder disfrutar de tiempo con sus seres queridos.

Os ofrecemos unos consejos para que nuestros niños aprendan a percibir la Navidad sin asociarla únicamente a lo material.

  1. Tiempo en familia: pasear por las calles iluminadas, acudir a una obra de teatro, jugar juntos en casa, ver una película navideña, hacer manualidades navideñas… es una época ideal para crear tradiciones y transmitirlas a nuestros hijos.
  2. La carta a los Reyes: es bueno guiarles, indicarles que no pueden excederse pidiendo, porque todos los niños tienen que recibir regalos y no pueden acaparar demasiados. 3 puede ser un buena cifra… así mismo es positivo animarles a pedir algo para los demás (hermanos, papás, abuelos…) y que finalicen su carta con un deseo que no implique algo material.
  3. Cultura e historia: puede resultarles interesante saber el por qué se coloca el árbol de Navidad, el significado de la Estrella, qué representa el Belén…
  4. Solidaridad: anímales a que colaboren en campañas de recogida de juguetes o alimentos. Es una buena época para que sean conscientes de que no todos los niños tienen la misma suerte.
  5. Colaborar: todos los miembros de la familia, en función de su edad, pueden participar de una u otra manera en la decoración navideña o en la preparación de la cena por ejemplo.
  6. Compartir: anímales a estrenar su regalo jugando con otros niños o con sus hermanos o primos.
  7. Educación: debemos aprovechar las reuniones familiares y de amigos en las que estén los niños para que sean conscientes de la importancia de respetar, ser amable y agradecido. Es mejor dejar las pequeñas disputas familiares para otro momento.
  8. Tolerancia: podemos aprovechar estas fechas para enseñarles la diversidad de fiestas que existe en el mundo. Pueden aprender que cada cultura celebra de modo diferente estas fechas y que todas resultan interesantes y se deben respetar.

arbol-navidad-foto-istockphotos_claima20161129_0264_28

Anuncios

El secreto de la felicidad

felicidadQuizá, a muchos de nosotros nos gustaría conocer el secreto de la felicidad, saber qué podemos hacer para estar más felices, contentos y satisfechos con nuestras vidas.

Algunos de nosotros cuando buscamos la felicidad miramos al pasado, lamentando las oportunidades perdidas o los errores cometidos, sintiéndonos culpables por no haber actuado de otra manera y pensando que, si lo hubiéramos hecho, ahora seríamos felices. Otros, tendemos a mirar hacia al futuro, pensando en lo que no tenemos y deseamos tener y en cómo conseguir ese objetivo nos haría ser felices.

En muchas ocasiones, se piensa en la felicidad como en una cuestión de todo o nada y en ser o estar feliz como la meta a alcanzar o el resultado por conseguir; sin embargo, la felicidad admite grados y ser feliz no es el destino sino un camino a seguir en el presente.

Por ello, la felicidad se compone de momentos diarios agradables y depende de la capacidad de la persona para percibirlos, identificarlos, valorarlos y disfrutar de ellos. Así, algunos momentos cotidianos que nos aportan felicidad serían los siguientes:

  • Pasar tiempo con alguien que quieres
  • Ayudar a alguien que lo necesita o realizar una buena acción
  • Finalizar la jornada de trabajo habiendo cumplido con los objetivos
  • Una caricia, un abrazo o un beso de alguien que quieres
  • Un momento de tranquilidad
  • Hacer algo que te gusta
  • Respirar el aire puro
  • Reencontrarte con alguien que hace mucho tiempo que no ves
  • El amanecer de un día soleado
  • Acostarse cuando se está muy cansad@
  • Recibir un piropo o un elogio de alguien
  • Un momento de risa
  • Una buena comida en buena compañía
  • Ver llover desde la ventana
  • Mirar fotos que hace tiempo no ves
  • Una celebración

Comienza a valorar esos momentos diarios que te hacen sentirte bien porque el secreto de la felicidad depende de la capacidad de cada persona para disfrutar de lo cotidiano.