Cómo tomar una decisión

DecidirCuando nos encontramos ante una situación difícil en nuestra vida personal o laboral, tomar una decisión puede ser algo que nos cause estrés, ansiedad o desánimo. Por ello, en algunas ocasiones, evitamos tomar una decisión y preferimos enfocarnos en cosas que nos hacen sentir cómodos. Sin embargo, si no tomamos una decisión, el problema seguirá ahí y  no nos permitirá progresar.

En general, las razones por las que nos cuesta tanto decidir son:

  • El Miedo de equivocarnos y tomar una mala decisión. Sin embargo, la opción perfecta no existe y que el verdadero fracaso es no decidir.
  • La inseguridad. Creemos que antes de tomar una decisión se deben saber todas las posibles consecuencias y opciones pero no siempre se pueden conocer todas y decidir es afrontar la incertidumbre sobre cual será el resultado de nuestras decisiones.
  • La falta de hábito. Si no estamos acostumbrados a tomar decisiones nos costará aún más hacerlo. Por ello, para ejercitarnos podemos tomar decisiones sencillas (a qué restaurante ir, qué ropa ponernos…) pero con frecuencia.

Así, ¿Qué pasos podemos seguir para tomar un decisión?

  • Define tus objetivos. Define exactamente cuáles son los objetivos que quieres conseguir frente a tu decisión y ordénalos por importancia.
  • Busca alternativas. Escribe todas las opciones que tienes sin valorarlas.
  • Valora las consecuencias. Escribe las posibles consecuencias positivas y negativas de cada una de las alternativas.
  • Evalúa las posibilidades. Evalúa las consecuencias positivas y negativas de cada opción y quédate con las opciones que más beneficios te den y menos desventajas ocasionen en base al objetivo que quieres lograr.
  • Mitiga las consecuencias negativas. Piensa en todas las posibles consecuencias negativas y escribe las diversas formas que puedes mitigarlas o eliminarlas.
  • Toma la decisión. En base a todos los pasos anteriores, elije la mejor opción de todas y una vez que has decidido, evita mirar atrás ni reevaluar las decisiones hasta que hayas puesto en practica la decisión tomada.

“Decidir es darle la dirección que quieres a tu vida”

Anuncios

Medicina TV: “Síndrome de Peter Pan”

sindrome-de-peter-pan

Hoy nuestra psicóloga Isabel Menéndez Benavente nos habla del  “Síndrome de Peter Pan”. ¿Qué características tienen las personas que lo sufren? ¿Cómo se trata este síndrome?

Para visualizar el vídeo, pincha en el siguiente enlace: Síndrome de Peter Pan

Cómo causar buena impresión

impresionesAunque, las Primeras Impresiones son importantes, no lo son todo y, generalmente, solemos tener más oportunidades para caer bien o gustar a los demás; sí son importantes a la hora de formarnos una idea o de emitir un juicio sobre una persona y decidir si queremos o no seguir conociéndola.

Esto es así porque nuestro cerebro no puede procesar tanta información a la vez y debe formarse una idea en un periodo de tiempo muy breve para garantizar nuestra seguridad.

Así, parece ser que 15 segundos son suficientes para tener una primera impresión de alguien y, en este tiempo tan breve, se tiene en cuenta las palabras, el lenguaje corporal y el aspecto físico.

Por ello, si queremos dar una buena impresión a los demás, son útiles algunas Estrategias como las siguientes:

  • Cuida tu limpieza y aspecto físico.
  • Sonríe, la sonrisa hace que los demás te perciban como una persona accesible, amable y carismática.
  • Usa un lenguaje adecuado a la situación en la que te encuentras. Cuida tu vocabulario ya que por tu forma de hablar se puede deducir si eres una persona culta y educada, aspectos que contribuyen a dar una mejor impresión.
  • Confía en ti mismo y actúa conforme a ello. Las personas que logran dar una impresión más favorable son las que muestran seguras de sí mismas.
  • Sé sincero. Dar una imagen falsa sobre ti no conseguirá que causes en los demás una mejor impresión, sino que más bien sucede lo contrario, conseguirás que se alejen de ti si descubren la verdad.
  • Usa el lenguaje corporal de forma adecuada. Cuando estés hablando procura realizar movimientos con tus manos, evita cruzar los brazos, sitúa tu cuerpo en dirección a la otra persona, mira a la cara, utiliza un tono y un volumen de voz adecuado, coloca las yemas de los dedos de una mano contra las de la otra para transmitir confianza,…
  • Muestra interés por la otra persona, saludándola, llamándola por su nombre, haciéndole alguna pregunta sobre sus aficiones o gustos, etc.
  • Refuerza a los demás diciéndoles lo que te gusta de ellos  sin incurrir en demasiados halagos ya que pueden ser percibidos como poco sinceros.
  • Ten conversaciones balanceadas, dedica el mismo tiempo a hablar que a escuchar.
  • Si quedas con alguien, Sé puntual, llegar tarde a una primera cita causa muy mala impresión.
  • Muéstrate tranquilo y relajado.

“Las primeras impresiones pueden no ser las únicas valoraciones, 

aunque influyen en que haya o no más oportunidades para ser valorado

Cómo combatir la Astenia Primaveral

astenia-primaveralCon la llegada de la primavera, algunas personas lejos de encontrarse más vitales y con más ánimo; comienzan a sentirse cansadas, con menos energía, decaídas o desmotivadas; un estado temporal conocido como Astenia Primaveral.

La astenia Primaveral Es un estado que se caracteriza por la presencia de síntomas como fatiga o cansancio generalizado, somnolencia diurna, falta de interés, dificultad para concentrarse, irritabilidad, falta de apetito y disminución del deseo sexual que aparecen con el inicio de la primavera.

Las causas no se conocen con exactitud pero se cree que pueden estar relacionadas con la reacción de nuestro cuerpo a los cambios de luz y de temperatura, así como al cambio en el horario,  por lo que los síntomas podrían durar algunos días o semanas hasta que nuestro cuerpo se adaptara a las nuevas condiciones y volviera a su ritmo normal.

Así, para ayudar a nuestro cuerpo a adaptarse a los cambios más rápidamente es útil seguir los siguientes Consejos:

  • Mantén una dieta sana y equilibrada rica en verduras, legumbres,  frutas y cereales; y disminuye el consumo de grasas.
  • Mantén unos horarios regulares para las comidas y entre horas consume alimentos ricos en vitaminas y minerales como frutas, zumos o yogures.
  • Duerme al menos 8 horas y evita cenas copiosas para que la digestión no interfiera en el sueño.
  • Practica deporte con regularidad ya que te ayudará a aumentar el apetito, conciliar el sueño y liberar estrés.
  • Dedica un tiempo al día para practicar alguna técnica de relajación o actividad que te relaje.
  • Evita sustancias estimulantes como el alcohol, tabaco, el café o el té.
  • Bebe agua frecuentemente.
  • Tómate pequeños descansos durante la jornada para sentirte más relajad@ y mejorar la concentración.
  • Aprovecha las horas de luz y haz actividades al aire libre.

“No olvides tener una Actitud Positiva ante la vida,

 buscando el lado bueno de las cosas”.

Miedo a hablar en público

Hablar en publicoEs posible que a algunos de nosotros nos aterrorice la idea de dar una charla, de pronunciar un discurso, de hacer un examen oral o de exponer un trabajo ante un grupo de personas. En estas situaciones, sentir cierto miedo o nerviosismo es algo normal, ya que nos mantiene en alerta y con atención; sin embargo, demasiada ansiedad puede llegar a bloquearnos.

Saber hablar en público es una habilidad muy importante, tanto a nivel profesional como a nivel personal, ya que nos permite comunicar nuestras opiniones e ideas a los demás,  por ello aprender a superar este miedo nos resulta útil también para afrontar situaciones del día a día.

Así, algunas estrategias para superar el miedo a hablar en público y afrontar con éxito una exposición serían las siguientes:

  • Trabaja tus habilidades para exponer y defender un tema en momentos del día a día con familiares o amigos, así afrontarás tu miedo de forma gradual.
  • Recaba información acerca del tipo de personas a las que te vas a dirigir esto hará que te prepares mejor.
  • Prepara y organiza tu intervención consultando varias fuentes, de esta manera te encontrarás más segur@ y mostrarás al auditorio que lo que estás exponiendo es una mínima parte de lo que sabes.
  • Explica con tus propias palabras el tema que vas a presentar, evitando memorizarlo al pie de la letra, si no es así, un pequeño olvido puede trastocar todo tu discurso e incrementar tu nerviosismo.
  • Ensaya tu exposición presentándola a personas de tu confianza y pídeles que te hagan preguntas o comentarios, así podrás afrontar tu miedo e identificar tus fallos y corregirlos antes de tu intervención.
  • Ten preparado un guión de la presentación o un esquema que te oriente para evitar que te pierdas en algún momento de tu exposición.
  • Visualízate a tí mism@ durante la exposición e imagínate lo que quieres lograr, por ejemplo tu voz firme y serena, un auditorio interesado en tu intervención, las personas asintiendo, alguien agradeciendo tu exposición o realizando alguna pregunta para conocer más sobre el tema, etc.
  • Cambia tus pensamientos negativos por otros más realistas y positivos para disminuir tu nerviosismo o miedo. En vez de pensar “Me quedaré en blanco y no sabré qué decir…”, “Me harán una pregunta que no sabré contestar…”, “Haré el ridículo…”; piensa “Me saldrá bien…”, “Seré capaz de contestar a las preguntas…”, “Les gustará mi exposición…”.
  • Practica la Respiración Profunda o diafragmática cogiendo aire, llevándolo hasta el abdomen y soltándolo lentamente para estar más relajad@.
  •  Realiza Ejercicios de Relajación Muscular tensando algunas partes del cuerpo y relajándolas poco a poco para disminuir la tensión.
  • Bebe un trago de agua minutos antes de tu exposición, este gesto tan simple te ayudará a relajarte ya que de alguna manera le estás enviando un mensaje a tu cerebro de que no estás en una situación de peligro.
  • Comienza tu exposición presentándote, te dará soltura y espontaneidad decir en un principio quien eres, porque estás ahí y qué grado de interés tienes en el tema.
  • Dirige tu mirada durante 3 segundos a cada persona de la audiencia así conseguirás la simpatía de los oyentes y evitarás centrarte en gestos que te indiquen disgusto o desaprobación.
  • Muévete por el escenario o por el lugar donde tengas que hablar para canalizar parte de la ansiedad y aportar más naturalidad y cercanía.  Si estás muy nervios@, detrás de una mesa puedes sentirte más tranquil@ porque te encuentras más protegid@.

¡No dejes que el miedo te paralice, para superarlo, afróntalo! 

Hazte cargo de tus emociones, elige sentirte bien

descargaMe imagino que ya eres consciente de que hay una pregunta que todos los días nos hacemos a nosotros mismos y que también nos hacen los demás, y ésta es: ¿Qué tal Estás? o ¿Cómo te Va?. Al parecer, Existen muchas razones para hacer esta pregunta, como ser educados, interesarse por los demás, obtener información rápida, etcétera. Aunque, en mi opinión, el motivo más destacable para realizarla es la importancia que todos otorgamos a cómo nos sentimos en cada momento.

Es posible que una de tus metas en la vida sea que no haya circunstancias o momentos difíciles, aunque esta meta es imposible de alcanzar. Irremediablemente, La vida se compone de circunstancias o momentos “buenos” y “no tan buenos” y Todos ellos son necesarios para construir lo que somos. Por eso, te recomiendo que disfrutes al máximo de los momentos “buenos” y que afrontes y/o resuelvas las circunstancias “no tan buenas” de tu vida. Lo cierto es que no podemos elegir Las circunstancias de nuestra vida, pero sí podemos “hacer algo” con cómo nos sentimos respecto a las mismas, algo con nuestros pensamientos, emociones y comportamientos.

Todos pensamos que las circunstancias de nuestra vida son la causa de nuestros pensamientos, emociones y comportamientos; pero en realidad, somos nosotros mismos los que elegimos qué pensamos, cómo nos sentimos y cómo actuamos en cada momento. Veámoslo en un ejemplo, quizá cuando eras un niño llorabas cuando un amigo no te dejaba un juguete y decías: “lloro porque mi amigo no me deja el juguete”, pero eso no era cierto, llorabas porque así lo habías decidido, también pudiera ser que dejarás de jugar con tu amigo, le pegarás o le intentarás convencer para que te dejara su juguete. Es decir, en cada circunstancia vital hay Muchas alternativas disponibles y eres tú el que decide cuál elegir en cada momento.

Por todo esto, te recomiendo que seas valiente y te “hagas cargo” de tus pensamientos, sentimientos y comportamientos, para así, poder tener la oportunidad de elegir sentirte bien en cada momento. Porque si de algo estoy segura es de que elegir sentirse bien es el ingrediente principal de la felicidad.

“Si quieres ser feliz, disfruta de los momentos buenos de tu vida y afronta y/o resuelve los momentos no tan buenos”

“Se valiente y hazte cargo de tus pensamientos, sentimientos y comportamientos para poder elegir siempre sentirte bien”

El precio de intentar ser perfecto

Para la mayoría de nosotros, el perfeccionismo es una cualidad positiva, un afán de lograr más y mejores cosas y de conseguir el éxito; sin embargo, cuando esta tendencia por hacerlo todo perfecto nos produce nerviosismo, estrés o insatisfacción, deja de ser una característica positiva para convertirse en un problema.

Pero, ¿Qué es el Perfeccionismo? Es la creencia de que se puede y se debe alcanzar la perfección y de que cualquier cosa por debajo de ese ideal es inaceptable. Así, las personas perfeccionistas tienden a mejorar indefinidamente un trabajo y manifiestan gran dificultad para considerarlo terminado.

Generalmente, el perfeccionismo se ha relacionado con la inseguridad, el temor al rechazo, la necesidad de tener la aprobación de los demás, la baja autoestima,  la actitud crítica hacia uno mismo y los demás, el pensamiento extremista de “todo o nada”, la tendencia a considerar los errores como fracasos y a valorarse en función de los fracasos o éxitos conseguidos.

De esta forma, el afán perfeccionista desencadena una serie de Consecuencias para la vida de la persona, entre las cuales están:

  • La Procastinación o la actitud de postergar o dejar para otro día tareas, excusándose en que las condiciones del momento no son las adecuadas o idóneas para comenzar a hacerlas.
  • El Miedo al fracaso, falta de implicación en actividades o tareas por miedo a cometer errores o no llevarlas a cabo de forma que consideran ideal.
  • El Pensamiento extremista, tendencia a considerar que las cosas están bien o mal hechas, que se tiene éxito o fracaso y que no existen puntos intermedios.
  • La Insatisfacción permanente con los resultados de un trabajo y tendencia a elevar los requisitos para dar una acción por buena o acabada.
  • La Minuciosidad a la hora de establecer planes y falta de flexibilidad para realizar modificaciones de éstos.
  • Alteraciones emocionales como ansiedad, estrés o desánimo.

Si consideras que el perfeccionismo podría estar afectando a tu vida, los siguientes Consejos podrán ayudarte:

  • Reflexiona sobre cómo influye el perfeccionismo en diferentes áreas de tu vida (personal, familiar, laboral, social…)
  • Entiende que es imposible “hacerlo todo perfecto” y que equivocarse o cometer errores es de humanos
  • Haz una revisión sobre los errores que has cometido y sé consciente de que la mayor parte de éstos no han tenido consecuencias terribles o has tenido la oportunidad de corregirlos
  • Diferencia entre tratar de mejorar cuando es posible y tener que hacer las cosas perfectas
  • Evita compararte con los demás
  • Establece metas que sean alcanzables y determina un límite razonable de tiempo y energía para el logro de tus objetivos
  • Evita planificar demasiado y sé flexible cuando sea necesario
  • Evalúa tus propósitos en relación al punto de partida y no a la consecución del objetivo final ya que, a veces, éste no es preciso
  • Sé consciente de que tomar una decisión no implica disipar todas las dudas sino apostar por una opción
  • Valórate y quiérete como persona independientemente de tus éxitos o fracasos

El perfeccionismo es la creencia de que nada de lo que hagamos

será nunca lo bastante bueno”