Miedo a hablar en público

Hablar en publicoEs posible que a algunos de nosotros nos aterrorice la idea de dar una charla, de pronunciar un discurso, de hacer un examen oral o de exponer un trabajo ante un grupo de personas. En estas situaciones, sentir cierto miedo o nerviosismo es algo normal, ya que nos mantiene en alerta y con atención; sin embargo, demasiada ansiedad puede llegar a bloquearnos.

Saber hablar en público es una habilidad muy importante, tanto a nivel profesional como a nivel personal, ya que nos permite comunicar nuestras opiniones e ideas a los demás,  por ello aprender a superar este miedo nos resulta útil también para afrontar situaciones del día a día.

Así, algunas estrategias para superar el miedo a hablar en público y afrontar con éxito una exposición serían las siguientes:

  • Trabaja tus habilidades para exponer y defender un tema en momentos del día a día con familiares o amigos, así afrontarás tu miedo de forma gradual.
  • Recaba información acerca del tipo de personas a las que te vas a dirigir esto hará que te prepares mejor.
  • Prepara y organiza tu intervención consultando varias fuentes, de esta manera te encontrarás más segur@ y mostrarás al auditorio que lo que estás exponiendo es una mínima parte de lo que sabes.
  • Explica con tus propias palabras el tema que vas a presentar, evitando memorizarlo al pie de la letra, si no es así, un pequeño olvido puede trastocar todo tu discurso e incrementar tu nerviosismo.
  • Ensaya tu exposición presentándola a personas de tu confianza y pídeles que te hagan preguntas o comentarios, así podrás afrontar tu miedo e identificar tus fallos y corregirlos antes de tu intervención.
  • Ten preparado un guión de la presentación o un esquema que te oriente para evitar que te pierdas en algún momento de tu exposición.
  • Visualízate a tí mism@ durante la exposición e imagínate lo que quieres lograr, por ejemplo tu voz firme y serena, un auditorio interesado en tu intervención, las personas asintiendo, alguien agradeciendo tu exposición o realizando alguna pregunta para conocer más sobre el tema, etc.
  • Cambia tus pensamientos negativos por otros más realistas y positivos para disminuir tu nerviosismo o miedo. En vez de pensar “Me quedaré en blanco y no sabré qué decir…”, “Me harán una pregunta que no sabré contestar…”, “Haré el ridículo…”; piensa “Me saldrá bien…”, “Seré capaz de contestar a las preguntas…”, “Les gustará mi exposición…”.
  • Practica la Respiración Profunda o diafragmática cogiendo aire, llevándolo hasta el abdomen y soltándolo lentamente para estar más relajad@.
  •  Realiza Ejercicios de Relajación Muscular tensando algunas partes del cuerpo y relajándolas poco a poco para disminuir la tensión.
  • Bebe un trago de agua minutos antes de tu exposición, este gesto tan simple te ayudará a relajarte ya que de alguna manera le estás enviando un mensaje a tu cerebro de que no estás en una situación de peligro.
  • Comienza tu exposición presentándote, te dará soltura y espontaneidad decir en un principio quien eres, porque estás ahí y qué grado de interés tienes en el tema.
  • Dirige tu mirada durante 3 segundos a cada persona de la audiencia así conseguirás la simpatía de los oyentes y evitarás centrarte en gestos que te indiquen disgusto o desaprobación.
  • Muévete por el escenario o por el lugar donde tengas que hablar para canalizar parte de la ansiedad y aportar más naturalidad y cercanía.  Si estás muy nervios@, detrás de una mesa puedes sentirte más tranquil@ porque te encuentras más protegid@.

¡No dejes que el miedo te paralice, para superarlo, afróntalo! 

Anuncios

Hazte cargo de tus emociones, elige sentirte bien

descargaMe imagino que ya eres consciente de que hay una pregunta que todos los días nos hacemos a nosotros mismos y que también nos hacen los demás, y ésta es: ¿Qué tal Estás? o ¿Cómo te Va?. Al parecer, Existen muchas razones para hacer esta pregunta, como ser educados, interesarse por los demás, obtener información rápida, etcétera. Aunque, en mi opinión, el motivo más destacable para realizarla es la importancia que todos otorgamos a cómo nos sentimos en cada momento.

Es posible que una de tus metas en la vida sea que no haya circunstancias o momentos difíciles, aunque esta meta es imposible de alcanzar. Irremediablemente, La vida se compone de circunstancias o momentos “buenos” y “no tan buenos” y Todos ellos son necesarios para construir lo que somos. Por eso, te recomiendo que disfrutes al máximo de los momentos “buenos” y que afrontes y/o resuelvas las circunstancias “no tan buenas” de tu vida. Lo cierto es que no podemos elegir Las circunstancias de nuestra vida, pero sí podemos “hacer algo” con cómo nos sentimos respecto a las mismas, algo con nuestros pensamientos, emociones y comportamientos.

Todos pensamos que las circunstancias de nuestra vida son la causa de nuestros pensamientos, emociones y comportamientos; pero en realidad, somos nosotros mismos los que elegimos qué pensamos, cómo nos sentimos y cómo actuamos en cada momento. Veámoslo en un ejemplo, quizá cuando eras un niño llorabas cuando un amigo no te dejaba un juguete y decías: “lloro porque mi amigo no me deja el juguete”, pero eso no era cierto, llorabas porque así lo habías decidido, también pudiera ser que dejarás de jugar con tu amigo, le pegarás o le intentarás convencer para que te dejara su juguete. Es decir, en cada circunstancia vital hay Muchas alternativas disponibles y eres tú el que decide cuál elegir en cada momento.

Por todo esto, te recomiendo que seas valiente y te “hagas cargo” de tus pensamientos, sentimientos y comportamientos, para así, poder tener la oportunidad de elegir sentirte bien en cada momento. Porque si de algo estoy segura es de que elegir sentirse bien es el ingrediente principal de la felicidad.

“Si quieres ser feliz, disfruta de los momentos buenos de tu vida y afronta y/o resuelve los momentos no tan buenos”

“Se valiente y hazte cargo de tus pensamientos, sentimientos y comportamientos para poder elegir siempre sentirte bien”

El precio de intentar ser perfecto

Para la mayoría de nosotros, el perfeccionismo es una cualidad positiva, un afán de lograr más y mejores cosas y de conseguir el éxito; sin embargo, cuando esta tendencia por hacerlo todo perfecto nos produce nerviosismo, estrés o insatisfacción, deja de ser una característica positiva para convertirse en un problema.

Pero, ¿Qué es el Perfeccionismo? Es la creencia de que se puede y se debe alcanzar la perfección y de que cualquier cosa por debajo de ese ideal es inaceptable. Así, las personas perfeccionistas tienden a mejorar indefinidamente un trabajo y manifiestan gran dificultad para considerarlo terminado.

Generalmente, el perfeccionismo se ha relacionado con la inseguridad, el temor al rechazo, la necesidad de tener la aprobación de los demás, la baja autoestima,  la actitud crítica hacia uno mismo y los demás, el pensamiento extremista de “todo o nada”, la tendencia a considerar los errores como fracasos y a valorarse en función de los fracasos o éxitos conseguidos.

De esta forma, el afán perfeccionista desencadena una serie de Consecuencias para la vida de la persona, entre las cuales están:

  • La Procastinación o la actitud de postergar o dejar para otro día tareas, excusándose en que las condiciones del momento no son las adecuadas o idóneas para comenzar a hacerlas.
  • El Miedo al fracaso, falta de implicación en actividades o tareas por miedo a cometer errores o no llevarlas a cabo de forma que consideran ideal.
  • El Pensamiento extremista, tendencia a considerar que las cosas están bien o mal hechas, que se tiene éxito o fracaso y que no existen puntos intermedios.
  • La Insatisfacción permanente con los resultados de un trabajo y tendencia a elevar los requisitos para dar una acción por buena o acabada.
  • La Minuciosidad a la hora de establecer planes y falta de flexibilidad para realizar modificaciones de éstos.
  • Alteraciones emocionales como ansiedad, estrés o desánimo.

Si consideras que el perfeccionismo podría estar afectando a tu vida, los siguientes Consejos podrán ayudarte:

  • Reflexiona sobre cómo influye el perfeccionismo en diferentes áreas de tu vida (personal, familiar, laboral, social…)
  • Entiende que es imposible “hacerlo todo perfecto” y que equivocarse o cometer errores es de humanos
  • Haz una revisión sobre los errores que has cometido y sé consciente de que la mayor parte de éstos no han tenido consecuencias terribles o has tenido la oportunidad de corregirlos
  • Diferencia entre tratar de mejorar cuando es posible y tener que hacer las cosas perfectas
  • Evita compararte con los demás
  • Establece metas que sean alcanzables y determina un límite razonable de tiempo y energía para el logro de tus objetivos
  • Evita planificar demasiado y sé flexible cuando sea necesario
  • Evalúa tus propósitos en relación al punto de partida y no a la consecución del objetivo final ya que, a veces, éste no es preciso
  • Sé consciente de que tomar una decisión no implica disipar todas las dudas sino apostar por una opción
  • Valórate y quiérete como persona independientemente de tus éxitos o fracasos

El perfeccionismo es la creencia de que nada de lo que hagamos

será nunca lo bastante bueno”

Qué hacer si tienes un miedo intenso

MiedosyfobiasDesde la niñez, todas las personas hemos experimentado en algún momento miedo hacia algo. Sentir Miedo es una respuesta normal y adaptativa cuando se desencadena ante un peligro real y con una intensidad proporcionada al mismo. Sin embargo, cuando nuestros miedos no cumplen alguna de estas condiciones podríamos estar ante una Fobia.

La Fobia es un miedo o temor intenso e irracional hacia algo que representa poco o ningún peligro real y que interfiere significativamente en nuestra vida, generando algunos síntomas como palpitaciones, sensación de presión en el pecho, respiración agitada, dolor de cabeza, temblores, sequedad en la boca, tensión muscular, pérdida o aumento de apetito, problemas para dormir y cursos de diarrea y estreñimiento, entre otros.

Existen muchos tipos de Fobias, dependiendo de cuál sea el estímulo que produce el miedo, aunque entre las más comunes suelen estar el temor a las alturas o acrofobia, a los lugares públicos o agorafobia, a los espacios cerrados o claustrofobia, a situaciones sociales cotidianas o Fobia Social, a los túneles, a conducir en autopistas, al agua, a volar, a los animales y a la sangre.

Sean del tipo que sean, las Fobias tienen algo en común, y es que la persona hace interpretaciones tremendistas, catastróficas y negativas que anticipan amenazas que no lo son en la realidad. Por ello, la mayoría de las personas tratan de evitar el contacto con el estímulo que le produce temor, manteniendo así el miedo en el tiempo al no concederse la oportunidad de exponerse al estímulo y comprobar que efectivamente éste no supone un riesgo real.

Así, si crees que puedes tener una Fobia, te aconsejo que hagas uso de las siguientes Estrategias:

  • Trata de exponerte gradualmente al estímulo que te produce el miedo hasta que la intensidad del temor se vaya reduciendo progresivamente. Esto te permitirá experimentar por ti mismo que ante él no te ocurre nada malo.
  • Cambia la forma de interpretar las situaciones que te producen temor por otras más realistas y positivas.
  • Aprende a disminuir tu nerviosismo o ansiedad, buscando un lugar tranquilo, respirando profundamente, tensando y relajando diferentes grupos musculares o imaginando que te encuentras en un lugar en el que te guste estar.
  • Solicítanos ayuda, disponemos de conocimientos y de las últimas tecnologías en lo que a realidad virtual se refiere.

“Aprende a interpretar y manejar tus miedos y no permitas que

éstos controlen tu vida” 

Cómo conseguir tus propósitos este año

New Year's ResolutionsCon el inicio del Año Nuevo suele ser habitual plantearse Propósitos, Metas u Objetivos con la intención de cambiar o modificar aquellos comportamientos o actitudes que no nos gustan de nosotros mismos. Sin embargo, la mayoría de esos propósitos suelen quedarse año tras año en sólo buenas intenciones.

Son muchas las razones por las cuales abandonamos nuestros propósitos antes de cumplirlos, aunque entre los errores más comunes habrían de destacar los siguientes:

  • Elaborar una larga lista de Propósitos.
  • No estar lo suficientemente motivado en conseguir el objetivo.
  • Plantearse Metas u objetivos poco definidos y muy generales.
  • Ausencia de un plan y de un periodo de tiempo para lograr conseguir el objetivo.
  • Dilatar el inicio de los cambios, esperando encontrar el momento perfecto.
  • No tener en cuenta los pequeños progresos y estancarse en los retrocesos.
  • Pensar en el éxito como una cuestión de “todo o nada”.
  • No confiar en las posibilidades de uno mismo.
  • Dificultad para incorporar los cambios a nuestra rutina o estilo de vida.

Por ello, si quieres que este Año sea diferente,  sigue los siguientes Consejos que te ayudarán a Conseguir tus propósitos:

  • Concentra toda tu atención y energía en un propósito, cuando ya hayas conseguido ese objetivo, puedes plantearte otro.
  • Elige un propósito que sea importante para ti o que realmente te interese conseguir y no te dejes llevar por metas impuestas por otras personas.
  • Define y concreta tu propósito de forma realista.
  • Analiza tu propósito y divídelo en pequeños cambios o acciones graduales que puedas ir cumpliendo diariamente y que finalmente te lleven a conseguir tu objetivo.
  • Piensa cuanto tiempo vas a necesitar para realizar los cambios y señala en el calendario una fecha para conseguir tu propósito.
  • Comienza a hacer cambios en este momento.
  • Aprende de los retrocesos modificando o cambiando aquello que no funciona para hacer más probable que consigas tu propósito.
  • Elige una estrategia que te ayude a recordar tu propósito de vez en cuando para mantenerte motivado en conseguirlo.
  • Incorpora los cambios a tu rutina o estilo de vida para conseguir mantenerlos.
  • Auto-Refuérzate por el esfuerzo y la implicación en tu propósito.

“Recuerda que Confiar en ti mismo y tus capacidades es la base para

conseguir tus propósitos”

Cómo evitar conflictos familiares en Navidad

descargaSe acerca la Navidad, una época que propicia los contactos con la familia, la propia y la política, en la que no siempre es fácil evitar los conflictos, sobre todo cuando existen tensiones previas.

Las discusiones pueden surgir por muchas razones, ya sea porque compitan contigo por tu pareja, porque se inmiscuyan en vuestras decisiones, etc. No obstante, por encima de todo debe de estar tu pareja y el deseo de que ésta disfrute de su familia.

Por ello, los siguientes consejos te ayudarán a preservar la relación con tu pareja y a evitar conflictos familiares en Navidad:

  • Alcanza acuerdos con tu parejaAlgunas parejas llegan a acuerdos implícitos y sin darse cuenta van organizando las relaciones con sus respectivas familias. Pero, en otras ocasiones, puede ser necesario hablar con tu pareja y tomar decisiones en las que ambos os sintáis a gusto.
  • Valora a ambas familias. No sobrevalores a tu familia ni infravalores a la del otro y reconoce que ninguna es mejor que otra ya que ambas tienen aspectos positivos y limitaciones.
  • Se flexible. Intenta aceptar y comprender las costumbres navideñas, educación y estilo de vida de tu familia política porque de esta manera respetarás las raíces de tu pareja.
  • Pon límites. Una vez que la pareja haya acordado el tipo de relación que desea establecer con sus familias, será necesario aclarar a los padres y suegros hasta qué punto pueden participar en los temas de la pareja. Conviene que cada miembro hable con su familia de origen y aclare que la pareja valora su opinión pero que hay temas en los que no deben ni desean que se involucren.
  • Evita discusiones con la familia política. Si alguna actitud de tu familia política te molesta o incomoda, habla con tu pareja antes de crear un conflicto. Procura que sea tu pareja la que trate de comunicar a su familia la necesidad de que cambien determinadas actitudes o comportamientos con respecto a ti.
  • Respeta la relación de tu pareja con su familia. Si no es posible una relación armoniosa, al menos intenta conceder a tu pareja libertad para que tenga la relación que desea tener con su familia.

Una buena relación con las familias de ambos enriquecerá la relación con tu pareja y evitará tensiones, discusiones o problemas.

Cómo superar un desamor

RupturaamorosaHoy en día, las personas tenemos muchas más probabilidades que antes de tener varias parejas de cierta duración a lo largo de nuestra vida por lo que tenemos que afrontar y superar el desamor, algo que no es fácil ni siquiera cuando el amor se ha esfumado o cuando la convivencia es imposible.

En las relaciones de pareja no hay un culpable y un inocente sino relaciones que funcionan y que no funcionan, y cuando una relación no funciona lo más lógico e inteligente es separarse de esa persona y superar la ruptura. Pero, ¿Cómo afrontar y superar el desamor?

Los siguientes consejos te ayudarán a superar una ruptura:

  • Asume el dolor que produce el desamor. Cuando se produce una ruptura es normal sentir dolor por el vacío que la persona con la que has compartido tiempo y momentos deja en tu vida, incluso cuando la separación es algo deseado para ambos. Piensa que tienes que adaptarte a tu nueva situación y que eso requiere un tiempo. Sigue con tu vida y poco a poco te irás sintiendo mejor.
  • Rodéate de gente que te quiere. Aunque quizá te apetezca estar sol@, en este momento no es bueno que te aísles de tus seres queridos ni dejes de hacer las actividades que te gustan. Mantenerte activ@ te ayudará a superar la situación.
  • Valora de forma objetiva la relación. Cuando una relación se termina, tendemos a reflexionar sobre ella. Tómate un tiempo para pensar en todo lo bueno que has vivido y en los momentos inolvidables de la relación y valora objetivamente los aspectos menos agradables, ya que éstos te permitirán aprender. Procura no guardar rencor por aquello que no te ha gustado ya que te impedirá pasar página y reponerte de la situación.
  • Piensa en tí mism@ y cuídate. Es el momento de que pienses en tí, reflexiones sobre cómo eres y qué te gustaría hacer e Inviertas tiempo en conocerte mejor, mimarte, valorarte y cuidarte. Ser feliz con uno mism@ es un paso previo para ser feliz en pareja.
  • Piensa en el futuro de forma positiva. El hecho de que la anterior relación no haya ido como esperabas y se haya terminado, no significa que nunca vayas a encontrar una persona con la que compartir tu vida, sino únicamente indica que esa no era para ti. Por suerte, no todos los hombres y mujeres somos iguales y, en muchas ocasiones, el amor llega en el momento menos esperado y sin buscarlo.